Tenedores de bonos del NAIM rechazan nueva oferta gubernamental

Analistas financieros han criticado la decisión de cancelar el aeropuerto y advierten que esto podría afectar seriamente la recepción de inversiones extranjeras en México

 

MÉXICO.- Inversionistas que detentan más de 50% de los bonos de un aeropuerto internacional cuya construcción fue cancelada, rechazaron este miércoles una nueva oferta de recompra lanzada por el gobierno de México.

Los bonistas aglutinados en el Grupo AD Hoc de Tenedores de Bonos MexCAT dijeron que no fueron consultados sobre la nueva oferta, piden un plazo mayor para analizarla y aclarar algunos puntos, según una nota del gabinete que representa al grupo.

Se “reconoce que la propuesta enmendada hace mejoras graduales, pero persisten problemas fundamentales” por lo que el grupo de tenedores “no puede respaldarla en su forma actual”, señala el comunicado.

El martes, luego de que una primera propuesta de recompra fue rechazada, Hacienda ofreció un precio par de 1.000 dólares por cada 1.000 dólares emitidos y a eso le agregó el pago de intereses devengados.

El centro del estira y afloja entre tenedores de bonos es el aeropuerto de Texcoco, una millonaria obra avanzada en 30% pero que el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en cancelar.

Las obras no pueden clausurarse sin un acuerdo previo con los bonistas. De no ser así, el gobierno queda expuestos a ser demandado por incumplimiento.

El Grupo AD Hoc, que asegura tener 50% del agregado de los bonos que equivalen a unos 6.000 millones de dólares, pide se extienda al menos al 21 de diciembre el plazo para estudiar la oferta, mientras que el gobierno puso el 19 de diciembre como límite.

Para sustituir Texcoco, López Obrador busca construir un nuevo aeropuerto en la capital sobre una base aérea que operaría junto con el actual aeropuerto de la capital, el Benito Juárez, e incrementar el tránsito de pasajeros en el de Toluca, en el vecino Estado de México.

El gobierno ofreció en su nueva oferta garantizar el pago a los inversionistas usando el impuesto aeroportuario denominado TUA del Benito Juárez y añadió un nuevo evento de incumplimiento en caso de que el tránsito de pasajeros en el aeropuerto de la capital se viera afectado por un sistema de tres terminales aéreas.

Esto “es insuficiente para compensar la reducción o completa eliminación del volumen de pasajeros del Benito Juárez que podría ocurrir con el tiempo como resultado de la apertura de semejantes aeropuertos alternos”, subraya el comunicado.

Analistas financieros han criticado la decisión de cancelar el aeropuerto y advierten que esto podría afectar seriamente la recepción de inversiones extranjeras en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *