Agua, grifo (Fotografía: pixabay.com / Imagen ilustrativa)

Verónica Aburto| Tribuna Noticias
03/01/2019 , 12:38 pm

Sobreexplotación y contaminación ponen en riesgo unos de los recursos primordiales: el agua

De acuerdo con la Conagua el 70% de los lagos, lagunas y acuíferos de México están contaminados.

 

PUEBLA, Puebla.- El agua es sin duda uno de los más preciados recursos de la humanidad, no solo se utiliza para casi todos los procesos productivos, sociales y hasta económicos, sino que se requiere para la vida misma.

De acuerdo al fondo para la Comunicación y Educación Ambiental, la sobreexplotación en el país pasó de 32 mantos acuíferos en 1975 a 105 en el 2016, lo que significará un deterioro de aguas subterráneas y eventual dificultad para su extracción.

En el país se cuenta con 653 acuíferos reconocidos, es decir el 16 por ciento abastece en un 80 por ciento la necesidad de agua de la población.

Más allá de la sobreexplotación otro riesgo para este recurso es la contaminación, de acuerdo al informe realizado por la CONAGUA, 70% de lagos, lagunas y acuíferos de México están contaminados.

Las principales causas son descargas de aguas residuales, depósitos de desechos peligrosos en subsuelo, uso y abuso de agroquímicos como fertilizantes, insecticidas, herbicidas y fungicidas.

Este último caso es muy preocupante ya que no solo provoca contaminación de agua sino de otros dos grandes recursos: aire y tierra.

El nitrógeno de los fertilizantes, aprovechado solo en mínima cantidad por las plantas, se queda en la tierra y otra se volatiliza hacia la atmósfera para descomponerse en óxidos nitrosos y óxidos nítricos, que contribuyen a la formación de ozono; al continuar con el ciclo del agua forma la llamada “lluvia ácida” que afecta a vegetales, suelos e incluso estructuras metálicas.

En el caso del suelo una de las principales pérdidas deriva de la deforestación, de acuerdo a la plataforma Global Forest Watch, en el 2017 se perdieron en México 250 mil hectáreas de bosque, necesarias para mantener el ciclo del agua y la producción de oxigeno.

El crecimiento ganadero y agrícola, así como la explotación minera son algunos de los factores que contribuyen a este fenómeno.

Al eliminar estas extensiones se perderán también diversidad biológica, además de servicios ambientales para la agricultura e incluso la producción industrial.

Esta es solo una pequeña muestra del riesgo al que la humanidad se enfrenta si continua explotando de manera irresponsable los recursos con que cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *