Fotografía: @ReelNewMedia

AFP
03/06/2019 , 1:40 pm

Acusado de agresión sexual, el chef Mario Batali vende sus restaurantes

NUEVA YORK, Estados Unidos.- El mediático chef estadounidense Mario Batali, denunciado por varias mujeres por violación y agresión sexual, vendió su participación en todos sus restaurantes, anunció el miércoles la nueva compañía que los regrupa.

“Queremos decirles a todos que Mario se ha apartado totalmente de nuestro negocio. Esta semana adquirimos todos sus intereses en nuestros restaurantes”, escribieron los hermanos Tanya y Joe Bastiancich, socios de Batali durante dos décadas, en una carta a los empleados del grupo a la cual accedió la AFP.

Los Bastiancich confirmaron asimismo la disolución del grupo Batali & Bastiancich Hospitality Group, cuyo valor llegó a ser estimado en unos 250 millones de dólares, y la creación de una nueva empresa.

El chef de descendencia italiana también negocia la venta de su parte en la gigantesca tienda Eataly de Chelsea, donde ya no se venden más sus salsas o sus más de 10 libros de cocina, dijo al diario The New York Times un portavoz de Eataly.

La policía de Nueva York cerró en enero dos investigaciones contra Batali, de 58 años, sin presentar cargos en su contra.

Batali fue acusado el año pasado por una empleada de haberla violado en 2005 en “The Spotted Pig”, uno de sus 26 restaurantes situado en Greenwich Village y frecuentado por famosos.

La mujer, que no quiso identificarse, contó que el chef la habría drogado y habría abusado de ella estando inconsciente. Dijo que cuando volvió en sí, tenía esperma en su ropa.

Fue al hospital, se comunicó con la policía, pero finalmente renunció a presentar una denuncia, y la prueba de violación que se había hecho en el hospital no quedó guardada.

El chef niega las acusaciones.

Una empleada de “The Spotted Pig”, Jamie Seet, aseguró haber presenciado un incidente similar en 2008 a través de las cámaras de vigilancia del restaurante. Contó que varios empleados tuvieron que intervenir para detener el abuso contra una mujer que estaba inconsciente.

El otrora prestigioso chef, conocido por su cola de caballo pelirroja y sus zuecos Crocs naranjas, ya había sido acusado de acoso sexual y toqueteos.

Los señalamientos lo llevaron a publicar disculpas por sus “numerosos errores”, a colocarse al margen de su emporio gastronómico y a dejar el programa de televisión “The Chew”, del que era una de las estrellas. Pero seguía siendo propietario de sus restaurantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *