Salva Kiir Fotografía: @zenitespanol

AFP
04/09/2019 , 8:18 am

Papa reúne al presidente y al jefe rebelde de Sudán del Sur para un retiro por la paz

CIUDAD DEL VATICANO, Santa Sede.- El papa Francisco reúne en el Vaticano al presidente y al jefe de los rebeldes de Sudán del Sur para un retiro espiritual por la paz y la reconciliación que se celebrará el 10 y 11 de abril.

Del encuentro participarán las máximas autoridades religiosas y civiles de Sudán del Sur, además del presidente Salva Kiir y el jefe rebelde Riek Machar, precisó en un comunicado este martes la Santa Sede.

El encuentro, tendrá lugar en la Casa Santa Marta, y tiene la “finalidad de ofrecer, por parte de la Iglesia, una ocasión proficua para la reflexión y la oración, así como para el encuentro y la reconciliación”, precisó en el comunicado.

Francisco, con el apoyo  el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder de la iglesia anglicana, intenta mediar entre el gobierno del joven país africano y los rebeldes inmersos en un conflicto armado desde 2013.

Los dos dirigentes firmaron en septiembre pasado en Adís Abeba un nuevo acuerdo de paz que prevé un poder compartido para terminar con una guerra civil que en casi cinco años causó más de 380 mil muertos y más de cuatro millones de desplazados.

Al término del retiro espiritual el papa pronunciará un discurso y entregará el mensaje “Busca aquello que une. Supera aquello que divide” con el que los dos líderes “asumirán un compromiso común por la paz”, indicó el Vaticano.

 

Un país devastado

 

El papa Francisco expresó en reiteradas ocasiones su preocupación por la situación en Sudán del Sur.

A mediados de marzo, al recibir al presidente Salva Kiir, Francisco reiteró su deseo de viajar a Sudán del Sur para “alentar el proceso de paz”.

El papa y Kiir hablaron en esa audiencia del acuerdo de paz y del retorno de los refugiados y desplazados a sus hogares.

La guerra civil en Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013, cuando Salva Kiir, de la etnia dinka, acusó de organizar un golpe de estado a Riek Machar, su ex vicepresidente, perteneciente a la etnia nuer.

Sudán del Sur se independizó de Sudán en 2011, cuenta con unos 12 millones de habitantes, de los cuales cerca de cuatro millones son desplazados internos, según medios de prensa católicos.

Las batallas entre los miembros de la comunidad Nuer de Machar y los dinka de Kiir se caracterizaron por la violencia brutal, las violaciones y las denuncias de la ONU de “limpieza étnica”.

En 2015 se firmó un primer acuerdo de paz en el que Machar regresó como vicepresidente en 2016, pero el acuerdo se rompió en pocos meses, con feroces batallas en la capital.

El nuevo conflicto afectó aún más al país por lo que Machar tuvo que huir a pie a la República Democrática del Congo y se exilió en Sudáfrica y luego en Sudán, que desempeñó un papel clave para lograr el último acuerdo de paz.

Un nuevo acuerdo establece un reparto de poder con Machar como vicepresidente.

Se espera que el gobierno de unidad tome posesión en mayo, pero varios observadores han observado que la implementación del acuerdo se ha estancado.

Los dos líderes aún tienen que negociar el control de seguridad de la capital, los movimientos para establecer un ejército nacional y otros puntos de conflicto.

Varios acuerdos de alto el fuego y pactos de paz no han logrado poner fin a los combates, lo que afecta a un tercio de la población, forzado a casi dos millones y medio de personas al exilio y aumentado la hambruna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *