Una de las 13 personas que fueron ejecutadas por un grupo armado el pasado Viernes Santo en un salón de fiestas de Minatitlán, Veracruz, era estudiante de la Universidad Del Valle de México Campus Puebla (UVM).  (Fotografía: Angel HERNANDEZ / AFP)

AFP
04/23/2019 , 9:13 pm

Familiares de asesinados en fiesta en México exigen justicia

La principal línea de investigación de las autoridades apunta a una venganza entre dos cárteles

 

MINATITLÁN, México.- Familiares y amigos de 13 personas asesinadas el viernes en una fiesta en Minatitlán, en Veracruz, en el este de México, marcharon este martes para exigir justicia a las autoridades.

No es justo que mi hijo haya sido asesinado, que era una persona buena que no se metía con nadie, tiene que haber justicia”, reclamó la madre del joven Alfredo Megniout Careta, quien falleció durante el ataque armado.

Megniout Careta y otras doce personas, entre ellas un menor de edad, fueron asesinados el viernes pasado durante una fiesta en la que el blanco directo era uno de los invitados.

La principal línea de investigación de las autoridades apunta a una venganza entre grupos de la delincuencia encabezados por Los Zetas y el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

La marcha, que congregó a un centenar de personas, recorrió las principales calles de Minatitlán, hasta el palacio de gobierno, donde sus integrantes fueron atendidos por el alcalde Nicolás Reyes Alvarez, al que exigieron su renuncia, así como la del jefe de la policía municipal.

Le estamos pidiendo que haga su trabajo, que haya más policía y vigilancia en las calles porque están matando a nuestros jóvenes y hombres de trabajo”, dijo el organizador de la marcha, Alberto Sánchez frente al alcalde.

Minatitlán, de unos 157.000 habitantes, es una peña ciudad en el este de México que alberga una importante refinería, de la cual salen ductos que constantemente son atacados por ladrones de combustible asociados a los Zetas y al cártel de Jalisco.

En el estado de Veracruz, que se extiende por toda la costa del Golfo de México, los cárteles narcotraficantes de Los Zetas y sus rivales de Jalisco Nueva Generación mantienen una guerra a sangre y fuego por el control de las rutas de paso de drogas y el robo de combustible.

En muchas ocasiones, los sicarios matan a sus rivales y desaparecen sus cuerpos en fosas clandestinas o los asesinan en plena calle, fiestas o restaurantes públicos.

Según datos oficiales, cerca de 250.000 personas han sido asesinadas en medio de una ola de violencia vinculada al narcotráfico, sobre todo desde que a fines de 2006, el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón (2006-2012) lanzó una polémica e intensa ofensiva militar para enfrentar a las mafias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *