PUEBLA, México.- En lo que va del año, 15 pacientes han sido atendidos en el hospital San José del IMSS por taquicardia, arritmias o síntomas de preinfarto, debido al consumo de bebidas energéticas; en cinco de los casos fue necesario practicar un cateterismo para salvar la vida del implicado.

Liliana Tecpanécatl
04/24/2019 , 3:06 pm

Suman 15 hospitalizados en IMSS San José por consumo de bebidas energéticas

PUEBLA, México.- En lo que va del año, 15 pacientes han sido atendidos en el hospital San José del IMSS por taquicardia, arritmias o síntomas de preinfarto, debido al consumo de bebidas energéticas; en cinco de los casos fue necesario practicar un cateterismo para salvar la vida del implicado.

Así lo dio a conocer la jefa de cirugía cardiovascular del nosocomio del Instituto Mexicano del Seguro Social, Beatriz Villegas González, quien alertó sobre el peligro de ingerir esta clase de bebidas, que contienen niveles de cafeína más altos de las dosis recomendadas para el cuerpo humano.

La especialista señaló que en los últimos tres años la cantidad de pacientes de entre 18 y 40 años de edad con males cardiacos ha incrementado hasta un 30 por ciento, y aunque cada organismo es diferente, está comprobado que después de dos latas o botellas de estas bebidas, cualquier persona comienza a experimentar dolor de cabeza, mareos y aumento de la presión cardiaca.

Incluso, comentó la doctora, hay casos en que el paciente descubre a través de la ingesta de estas bebidas, que padece algún mal congénito en el corazón, por ejemplo, causando daños irreversibles a su sistema cardiovascular.

Villegas González, lamentó que en México no exista una regulación formal sobre la comercialización de esos productos, que además de no aclarar la lista de sus ingredientes, se valen de publicidad engañosa para ofrecer un mejor rendimiento físico y mental, o incluso para terminar con padecimientos como la depresión o el estrés.

Llamó a los padres de familia a disuadir a sus hijos del consumo de esos productos que son populares, por ejemplo, entre los universitarios durante los periodos de exámenes, pero cuya ingesta ha incrementado en la población adolescente, y en ambos casos muchas veces van combinadas con bebidas alcohólicas, lo que aumenta el riesgo para la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *