(Fotografía: Agencia Enfoque)

Abel Martínez
05/01/2019 , 3:38 am

En el día del trabajo en México no hay que aplaudir y sí protestar

La cuarta transformación de México es el reto mayúsculo del presidente López Obrador, quien este miércoles no encabezará el desfile por el Día del Trabajo, como los hicieron en su momento otros mandatarios desde el balcón de Palacio Nacional.

Aunque en las siguientes semanas se promulgará la Reforma Laboral, calificada por el Gobierno de México como la herramienta de cambio, el presidente admite que hoy se debe protestar ante las condiciones adversas.

Por ejemplo: el Observatorio de Trabajo Digno asegura que 8 de cada 10 mexicanos laboran en condiciones indignas, pues no ganan lo suficiente, no tienen un contrato estable, no tienen esquemas de seguridad social y sus jornadas sobrepasan las 48 horas semanales. Una situación que desde hace años parece estar normalizada.

López Obrador nuevamente señala al neoliberalismo como responsable, pues asegura que en 1970 México tenía el salario más alto de América latina y las decisiones interesadas hicieron que cuatro décadas después se tuviera el más bajo.

La Reforma simplificaría la justicia laboral y busca cumplir la demanda histórica sobre una democracia sindical, así como combatir la corrupción, además cumple con lo requerido por la Organización Internacional del Trabajo para ejercer el Tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, sin embargo, por el momento,  quedó fuera  la eliminación o regulación del outsorsing o la subcontratación, la mejor herramienta para burlar los derechos laborales.

López Obrador celebró la Reforma, pero llamó a la protesta este 1 de mayo, como en el mundo se hizo en 1886,  lo ideal es que paulatinamente las protestas disminuyan aunque algunos esperan los contrario, en este rubro ese es el reto de la cuarta transformación, que se suma a la demanda de empleo y seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *