FOTO: Archivo (Agencia Enfoque)

Liliana Tecpanécatl
05/11/2019 , 12:30 pm

La resistencia en Puebla contra los “Proyectos de Muerte”

PUEBLA, México.- México, es el país número uno en producción de plata, también es el primer destino en inversión en exploración minera en América Latina y el quinto país con el mejor ambiente para hacer negocios mineros, esto según datos de de la Secretaría de Economía (SE), a nivel federal.

La página en internet de la dependencia, agrega que el sector minero-metalúrgico contribuye con el 4 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB, nacional. Lo que esta página no dice, es que México es también el segundo país con más conflictos mineros después de Perú.

Dichos conflictos tienen su origen, en la resistencia de los pueblos, la mayoría indígenas; en donde compañías mexicanas y trasnacionales han iniciado proyectos de explotación de los recursos naturales de regiones como la Sierra Norte de Puebla.

Proyectos de Muerte

Se trata de los “Proyectos de Muerte”, como son llamados por las comunidades de la región y que  contemplan la minería a cielo abierto, las hidroeléctricas para alimentar las minas en energía, la extracción de gas y el fracking, una técnica de estimulación hidráulica que posibilita la extracción de gas y petróleo del subsuelo.

Según una investigación de la Universidad Autónoma Metropolitana, UAM, publicada en febrero de 2017, en los 66 municipios de la Sierra Norte de Puebla, para el 2014, ya había más de 180 mil hectáreas concesionadas a proyectos mineros, hidroeléctricos y de hidrocarburos, a través de 392 concesiones.

De estas, 103 están relacionadas con proyectos de minería  y son operadas por empresas de ocho países, siendo la más importante la canadiense Almaden Minerals  que tiene 14 títulos de concesión distribuidos en sus tres filiales: Minera Gavilán, Minera Zapata y Minera Gorrión; y representa 73 por ciento de tierra concesionada, abarcando 12 por ciento de la superficie de la Sierra Norte.

Sobre implantaciones hidroeléctricas, la organización regional de Unitona, que tiene presencia en cerca de 30 municipios en la Sierra Norte de Puebla, sabe que están en marcha al menos siente proyectos que involucran a las localidades de Ahuacatlán, San Felipe Tepatlán, Olintla, Zapotitlán de Méndez y Xochitlán de Vicente Suárez,  por mencionar algunas.

La resistencia de los pueblos indígenas

Por increíble que parezca, la organización de los pueblos y su profunda movilización contra los “Proyectos de Muerte”, sí ha dado resultado. En el 2012 lograron sacar de Zautla a la minera china JDC Minerals; en 2013, detuvieron los proyectos de Grupo México de construir una presa hidroeléctrica .

También consiguieron frustrar los planes de entubar ríos y privatizar el agua, de multinacionales como Wall Mart, Grupo México, Almaden Minerals y Suburbia.  El precio sin embargo, ha sido alto. La noche del 9 de mayo, fue asesinado el líder indígena Leonel Díaz Urbano.

Él, era el principal opositor a la construcción de la hidroeléctrica en San Juan Tahitic, y con su muerte se convierte en el quinto activista asesinado en  los últimos dos años. Antes que él, Manuel Gaspar Rodríguez, quien pugnaba por detener el avance de proyectos mineros en Cuetzalan, fue torturado y asesinado.

La lista la engrosan los nombres de Antonio Esteban Cruz, Fulmencio Solís Cruz y Adrián Tihuilit. Mientras que Sergio Rivera Hernández, integrante del Movimiento Agrario Indígena Zapatista, MAIZ, y opositor al proyecto hidroeléctrico Coyolapa-Atzala  continua desaparecido desde agosto de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *