Este es el origen sangriento del “Día del Estudiante “en México. Fotografía Twitter

Redacción / Tribuna Noticias
05/23/2019 , 11:27 am

¿Conoces el sangriento origen del “Día del Estudiante “en México?

Redacción.- En México se celebra el 23 de mayo el Día del Estudiante, fecha conmemorada por un importante número de personas que dedican su vida al estudio, sin embargo pocos conocen sobre el origen sangriento de esta fecha.

En el año de 1929 evidentemente las condiciones estudiantiles no eran las mismas que en nuestra época, por esa razón estudiantes de la Facultad de Derecho organizaron un movimiento estudiantil con el fin de manifestarse en contra del aumento a un año de estudio en las escuelas preparatorias y el cambio a los exámenes profesionales.

Pero este movimiento sería reprimido, fue el 5 de mayo el día que los estudiantes convocaron a una huelga y colocaron una bandera rojinegra en la puerta de la universidad.

Dos días después, el 7 de mayo por órdenes del presidente Emilio Portes Gil se clausuró la Facultad de Derecho.

Después de dos semanas el 23 de mayo estalló el conflicto en el que hubo violentos enfrentamientos entre estudiantes y policías.

Los jóvenes atacaron a las autoridades con garrotes, mientras estos últimos intentaron dispersar a los estudiantes con chorros de agua, algunos se refugiaron dentro de las instalaciones de la Universidad Autónoma de México (UNAM), por lo que bomberos y policías intentaron derribar con hachazos las puertas de la Institución.

Finalmente el enfrentamiento culminó con la orden del jefe del Departamento del Distrito Federal de retirar a las autoridades del sitio.

Y no fue sino hasta 1930 que se reconoció la autonomía universitaria.

Conmemoración

La famosa plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, también llamada Plaza 23 de mayo o del Estudiante, se nombró así como tributo del sangriento acontecimiento donde cientos de estudiantes resultaron heridos y algunos perdieron la vida en 1929.

Desde esa fecha, cada año se conmemora el suceso como un recordatorio de la necesidad de una educación más abierta y participativa en México.

Con información de Roberto Anzures.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *