(Foto: Archivo)

Verónica Aburto| Tribuna Noticias
05/26/2019 , 6:03 pm

Ante la inseguridad en Puebla, se consagró a la capital a la Virgen de la Defensa

Puebla, Pue.- Desde el Altar de los Reyes, de la basílica catedral de Puebla, en donde fue colocada desde 1640 por el beato Juan de Palafox y Mendoza, este domingo la Virgen de la Defensa, -protectora de la ciudad y de la diócesis- presidió la ceremonia en que se consagró nuevamente a la Angelópolis a su cuidado.

Al concluir las actividades del mes de María y el rezo del Santo Rosario, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa reconoció que ante el incremento en los niveles de inseguridad y violencia que se han presentado no solo en Puebla, sino en general en todo el territorio nacional, pedir la protección de la madre de Dios es primordial.

Cientos de fieles se dieron cita en la basílica catedral para asistir al rito de consagración y participar, como cada año, en la procesión que encabezó la imagen del siglo XVII en el atrio de la catedral.

Un poco de historia…

La imagen que representa la advocación de la Inmaculada Concepción de María, llegó a Puebla, primero a Tepeaca y después a una ermita en el cerro del Pinal, desde España por el ermitaño Juan Bautista de Jesús a mediados del siglo XVII.

Ante el fervor de los habitantes de la zona que lo asediaban constantemente, el asceta se trasladó a un lugar apartado en Tlaxcala. En ese punto la imagen ganó fama de proteger a quienes eran perseguidos, por lo que la llamaron Señora de la Defensa.

Tras escuchar testimonios de quienes aseguraban haber recibido su protección, el obispo Juan de Palafox visitó la ermita y solicitó al ermitaño anuencia para trasladar a la imagen a Puebla en donde fue entronizada como protectora.

La imagen viajó a Chile en préstamo durante la campaña de conquista de esa región, ahí se mantuvo 24 años hasta que concluyó el litigio correspondiente a su propiedad.

Regresó a Puebla un 24 de mayo y desde entonces, esa es la fecha en que se conmemora su fiesta y se consagra a la diócesis bajo su cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *