AFP
06/03/2019 , 9:53 pm

Testigo de investigación rusa en EEUU es detenido por pornografía infantil

Washington, Estados Unidos.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos detuvo el lunes a George Nader, testigo en la investigación de la injerencia rusa, por poseer pornografía infantil. 

Nader, quien estuvo presente en las reuniones entre los principales asesores de Trump y autoridades de Medio Oriente y quién también hizo lobby para los Emiratos Árabes, fue arrestado en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy en Nueva York por “transportar representaciones visuales de menores involucrados en conductas sexualmente explícitas”, dijo el Departamento.

El arresto se produjo tras una acusación confidencial que decía que Nader tenía fotos sexuales explícitas de niños en su teléfono celular cuando ingresó a Estados Unidos y en un viaje anterior, el 17 de enero de 2018.

Nader, quien tiene un historial de casos de pornografía infantil desde 1985, enfrenta un mínimo de 15 años en prisión que pueden llegar a 40.

El ciudadano libanés-estadounidense ha sido un intermediario de larga data para los gobiernos de Medio Oriente y un asesor del poderoso príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed al Nahyan.

Estuvo presente en una reunión entre las principales autoridades de los Emiratos y los asesores de Trump en diciembre de 2016, en la que el príncipe trató de establecer relaciones cercanas con el presidente entrante.

Semanas más tarde, Nader ayudó a organizar un encuentro en las islas Seychelles que reunió a un emisario de Trump, Erik Prince, y a un asesor cercano del presidente ruso Vladimir Putin, Kirill Dmitriev, quien también estaba buscando lazos con el nuevo gobierno.

Nader fue arrestado en Estados Unidos en 1985 por importar pornografía infantil de Holanda, pero los cargos fueron retirados por un tecnicismo. 

En 1991 volvió a ser acusado y sentenciado a seis meses de prisión. Los archivos de ese caso fueron sellados, según informes, ya que Nader asistió al gobierno estadounidense en asuntos confidenciales.

También pasó un año en prisión en la República Checa a principios del 2000 por delitos sexuales que involucraban a menores.

El año pasado fue entrevistado varias veces por el fiscal especial Robert Mueller en la investigación sobre la injerencia rusa, como un testigo colaborador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *