Miami, Estados Unidos.- Organizaciones de derechos humanos de Estados Unidos demandaron este viernes al estado de Florida, en Estados Unidos, por aprobar una ley que, en los hechos, limita el derecho de más de un millón de exconvictos a votar en este estado clave para las presidenciales de 2020. FOTO: Pixabay

AFP
06/28/2019 , 8:41 pm

Demandan a Florida por limitarle a exconvictos su derecho a votar

MiamiEstados Unidos.- Organizaciones de derechos humanos de Estados Unidos demandaron este viernes al estado de Florida, en Estados Unidos, por aprobar una ley que, en los hechos, limita el derecho de más de un millón de exconvictos a votar en este estado clave para las presidenciales de 2020.

Como se esperaba, la ley fue firmada este viernes por el gobernador republicano, Ron DeSantis, luego de haber sido aprobada por la Legislatura de este estado del sureste el 3 de mayo pasado, según anunció su oficina en un escueto comunicado.

Inmediatamente ACLU, la mayor organización de defensa de los derechos humanos de Estados Unidos, entabló una demanda junto a la agrupación más importante de protección de las personas de color, NAACP, y el Centro y la escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York.

“Se suponía que más de un millón de floridanos iban a recuperar su lugar en el proceso democrático, pero algunos políticos claramente se sintieron amenazados por una mayor participación electoral”, dijo Julie Ebenstein, abogada del proyecto de derecho al voto de ACLU.

En noviembre del año pasado, los electores de Florida decidieron en referéndum restablecer el derecho a votar a más de un millón de exconvictos, excepto asesinos o criminales sexuales.

La ley anterior, un vestigio de las leyes racistas de 150 años atrás, les negaba esta prerrogativa para siempre.

La llamada Enmienda 4 entró en vigor inmediatamente, pero la Legislatura estatal, de mayoría republicana, diseñó una medida -firmada este viernes- que les pone un freno.

La ley SB 7066 les exige que, antes de inscribirse en el registro electoral, cancelen todas sus deudas monetarias con los tribunales, que pueden alcanzar miles de dólares y ser impagables para muchos.

“(Los políticos) no pueden legalmente ponerle un precio al derecho a votar de la gente”, añadió Ebenstein en un comunicado.

Los críticos acusan a los republicanos de querer impedir que 1,4 millones de exconvictos que acaban de recuperar su derecho a votar -la mayoría negros, hispanos y de bajos recursos- consigan inscribirse antes de las elecciones presidenciales de 2020.

El tema es sensible en un estado donde las elecciones se deciden por márgenes muy estrechos y cada voto cuenta. Más aún tomando en cuenta que, debido al sistema electoral estadounidense, Florida suele tener un papel clave a la hora de decidir quién va a la Casa Blanca.

lm/lp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *