Tribuna Deportes
06/30/2019 , 6:43 pm

(Opinión) México, el barco que a los tres partidos se hunde

Primero México vence a Cuba por 7, luego a la competencia canadiense 3-1, terminamos los grupos con una tambaleante victoria a Martinica, y ahora Costa Rica nos mantiene hasta los penales. La decadencia es obvia, y hay que tener miedo de lo que ocurrirá en las semifinales.

La calidad de los tricolores es indudablemente muy alta, dando no solo muchas sorpresas al pasar de los años, ya que también los jugadores tienen un historial muy amplio y lleno de triunfos.

Pero lo que vimos ayer parecía de broma en muchas ocasiones, y las fallas arbitrales no eran excusa.

“El Chaka” Rodríguez pudo haber dado uno de sus peores partidos de la temporada, Pizarro tuvo muchas oportunidades, pero el porcentaje y la actitud le fallaron siempre, los defensas ni siquiera ladraron y Raúl anotó el gol en tiempo regular, pero no convenció a nadie de que juegue en Europa y falló el primer penal de la tanda, dejando a su equipo con el miedo de irse en cuartos de final por cuarta ocasión en los pasadas cinco ediciones. Aún así, fue el mejor jugador del partido.

El problema no viene por falta de goles, porque a pesar de la ausencia de figuras como Vela, Lozano o el “Chicharito”; Pizarro, Raúl y Antuna han mantenido una cantidad de goles constante. El medio del campo también parece estable en papel, con Guardado, Jonathan, Gallardo, Pineda… Y la defensa tiene a Edson Álvarez, Araujo, Salcedo, Chaka, Reyes, Moreno y muchos más. Sin incluir un portero de calidad mundial que salvó y mantuvo a México vivo.

¿Entonces cuál es el problema?

-Confianza-

Les sobra la confianza desde que ven los antecedentes o sus resultados recientes. 

Estuvieron a nada de ser como el Uruguay de la Copa Oro, subestimando a su rival y ocurriendo lo que ya nos pasó contra Jamaica en 2017. O contra Suecia en el mundial, nos sentíamos invencibles contra Alemania y Corea del Sur y casi nos cuesta la clasificación.

Hay un fenómeno muy raro con El Tri, y es que cuando el rival es un poco más fuerte que nosotros nos esperamos lo peor. Pero si es al contrario y tenemos una ventaja mínima, nos confiamos demasiado.

Y si esos ejemplos no son suficientes, solo miren a lo que nos pasó en el Mundial 2014 contra Holanda. Después del gol de Gio, decidimos defender el resultado y torear al ataque holandés, que terminó causando el desastre que fue nuestra derrota a último minuto. También recuerden el 7-0 de Chile de 2016, que no pudimos contra Alexis ni Vargas y para el final ya nadie corría; ni los chilenos.

Después de convencernos con su estilo de juego y aún manteniendo una racha invicta no solo en la Copa Oro si no en todo su tiempo dirigiendo a México, “El Tata” también estaba muy molesto con el resultado de ayer, en el que Memo Ochoa fue la estrella de los penales.

En resumen, México tiene mucho potencial y estrellas de talla mundial, pero si tenemos una actitud prepotente, nunca podremos alcanzar lo que todos queremos, que es un título.

Esperemos que el martes no se repita el terror de los preolímpicos de 2008.

–  Jacu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *