(Photo by GALI TIBBON / AFP)

AFP
07/11/2019 , 12:53 pm

Iglesias cristianas protestan por compra de bienes por israelíes en Jerusalén

JerusalénIndefinido.- Representantes de las Iglesias cristianas protestaron este jueves contra la compra de bienes inmobiliarios, propiedad de la ortodoxa griega, por parte de una organización judía ultranacionalista en la Ciudad Vieja, parte palestina en Jerusalén este, ocupada y anexada por Israel.

El 11 de junio, al Tribunal Supremo israelí aprobó la venta, realizada hace más de una década, de tres edificios propiedad de la Iglesia ortodoxa griega, ubicados en el barrio cristiano de la Ciudad Vieja de Jerusalén, a empresas vinculadas con la asociación judeo-israelí Ateret Cohanim.

Esta organización de colonos israelíes tiene como objetivo desde hace años “judaizar” la Ciudad santa comprando casas en la Ciudad Vieja, merced a sociedades pantalla.

Con esta venta, Ateret Cohanim se ha convertido en propietaria de la mayor parte de edificios ubicados entre la Puerta de Jaffa, una de las entradas principales a la Ciudad Vieja, y el mercado árabe.

Este jueves, representantes de las diferentes Iglesias cristianas, incluido Teófilo III, patriarca ortodoxo griego, rezaron en árabe, griego e inglés “por la paz” en Jerusalén, frente a los hoteles Petra e Imperial, que pasaron a manos de los colonos. Asimismo, expresaron su apoyo a los inquilinos que serán desalojados.

El patriarca denunció actos de “grupos extremistas que intentan debilitar la unidad e identidad del barrio cristiano”.

Los colonos quieren apropiarse de nuestra herencia”, dijo a la AFP el portavoz de la Iglesia greco-ortodoxa, Issa Musleh, quien afirmó que la venta se realizó utilizando documentos falsos.

Esta adquisición desató la ira de los palestinos, lo que llevó a la destitución en 2005 del patriarca Ireneo I.

Esta Iglesia demandó judicialmente a Ateret Cohanim, alegando que las compras las hizo en forma ilegal y sin su autorización.

Israel considera a Jerusalén como su capital “indivisible”, lo que no aprueba la mayor parte de la comunidad internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *