Foto Agencia Enfoque

Redacción | Tribuna Noticias
07/16/2019 , 9:47 am

Entre la devoción y la fiesta a la virgen del Carmen

Puebla, Pue.- Chalupas, cemitas, tacos de carnitas, aguas frescas, chanclas, mole de panza, mole poblanopan de fiesta y hot cakces, son solo algunas de las delicias que  se pueden disfrutar, además de adquirir algunos productos como bolsas, chamarras, rebozos, jarros de barro, ropa para mascotas o buscar ganar en los  tradicionales juegos de canicas, globos o pescaditos, en las inmediaciones del ex convento de El Carmen, este martes al celebrar una de las más tradicionales fiestas marianas.

Desde temprano la calle 16 de septiembre,  19 oriente-poniente, 2 Sur, 15 oriente así como la 3 Sur y 17 poniente tienen cortes de circulación por  los puestos y juegos mecánicos  que no pueden faltar en la fiesta.

En punto de las 5:30 de la mañana los fieles cantaron las mañanitas a la virgen y comenzaron a pasar por debajo de su  manto  para pedir su protección, de acuerdo a la vieja tradición arraigada en las familias poblanas.

Los  integrantes de la comunidad de  Carmelitas Descalzos adornaron el templo con guirnaldas de rosas, azucenas, alelís, alcatraces y nardos que envuelven a los fieles en un delicado perfume.

Durante la jornada se celebrarán misas a las 10:30, 12, 19 y 20 horas, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa oficiará la homilía solemne a medio día. Durante la jornada grupos de fieles como los locatarios del mercado El Carmen, ministros de la eucaristía y adoración nocturna, misioneros Carmelitas de Santa Teresa del Niño Jesús, entre otros, acudirán al templo para festejar a la virgen.

UN POCO DE HISTORIA

En 1585 llegaron a la Ciudad de México los primeros 12 frailes de la Orden de los Carmelitas Descalzos, que un año después solicitaron la fundación de un convento en la capital poblana.

El  obispo Diego Romano, fue el encargado del trámite y a él le fue cedido el templo dedicado, originalmente, a Nuestra Señora de los Remedios, edificado por el conquistador Hernando de Villanueva en 1548.

En 1859 la imagen de Nuestra Señora del Carmen fue entronizada en el altar mayor del templo, que contaba en sus inmediaciones con un panteón que  dejó de funcionar hacia 1891.

Además de la belleza arquitectónica del recinto, en su interior resguarda una gran cantidad de lienzos firmados por  destacados pintores de la época, algunos de ellos  el de “San Anastasio” de Juan Correa y la “Santísima Trinidad” de Cristóbal de Villalpando, además del retablo neoclásico que alberga la imagen de la Virgen titular, obra del escultor José Antonio Villegas Cora.

¡Conoce ésta y más tradiciones en Puebla, sólo en Tribuna Noticias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *