AFP
07/16/2019 , 12:30 am

La candidata a liderar la UE se somete al veredicto de la Eurocámara

Estrasburgo, Francia.- La conservadora alemana Ursula von der Leyen se enfrenta este martes a la prueba final de su inesperada carrera para presidir la Comisión Europea con el voto de la Eurocámara, donde necesita al menos 374 apoyos para hacerse con el cargo.

A las 09:00, la candidata expondrá en Estrasburgo (noreste de Francia) su visión para la Unión Europea (UE), antes de debatirla con los eurodiputados de las distintas fuerzas políticas. El voto secreto empezará a las 18:00.

La candidata llega a la Eurocámara sin el apoyo unánime de ninguno de los siete grupos políticos. Ni siquiera lo tiene en sus propias filas, las del Partido Popular Europeo (PPE), por lo que se espera un resultado muy ajustado.

Según estimaciones internas del PPE (derecha, 182 escaños), al menos unos 20 de sus miembros no apoyarán a la actual ministra de Defensa alemana, que tampoco tiene asegurado el voto al completo del resto de fuerzas proeuropeas.

Todas las miradas están puestas en los socialdemócratas, el segundo grupo de la cámara con 154 escaños, cuyo candidato Frans Timmermans estuvo a punto de romper 15 años de presidentes de la Comisión de derecha, sin éxito.

Para tratar de convencerlos, Von der Leyen les envió el lunes una carta con promesas como un salario mínimo europeo o un refuerzo del mecanismo del Estado de Derecho, suficientes para el primer ministro portugués, António Costa.

La política conservadora se comprometió también a convertir Europa en “el primer continente” con neutralidad de carbono para 2050, máxime cuando la lucha contra el cambio climático fue uno de los temas de los comicios europeos de mayo.

“Seguiremos exigiendo más esfuerzos (…) pero mañana debemos respaldar su candidatura. Europa debe avanzar. Evitemos el bloqueo”, tuiteó el también mandatario socialista español Pedro Sánchez, aumentando la presión en sus filas.

Los alemanes del SPD, socios en el gobierno de coalición de Angela Merkel (PPE), lideran la oposición en las filas socialdemócratas al nombramiento como jefa del Ejecutivo europeo de Von der Leyen, por su gestión en Alemania.

Este grupo progresista decidirá el sentido de su voto tras el debate con la política alemana, al igual que los liberales (108 escaños), que después de recibir otra misiva de la candidata, parecen dispuestos a dar el paso.

Y todo ello pese a que Von der Leyen mantiene la ambigüedad sobre un aspecto determinante para los liberales: un cargo de vicepresidenta para su candidata, la danesa Margrethe Vestager, en pie de igualdad del ya anunciado para Timmermans.

“El liderazgo de la Comisión consistirá en el presidente y dos vicepresidentes ejecutivos. Uno de ellos, el primer vicepresidente, reemplazará al presidente cuando se ausente”, reza la carta, que deja en el aire esta condición.

Fuentes del grupo liberal estiman que unos 90 miembros apoyarán su candidatura. Los ecologistas (74 escaños) y los eurodiputados de izquierda radical (41) ya anunciaron que votarán en contra.

“Menos votos”

De lograr la mayoría, Ursula von der Leyen se convertiría en la primera mujer en presidir la Comisión Europea y en la segunda alemana. De no conseguirla, los mandatarios europeos deberán designar a un nuevo aspirante.

“Obtendrá un ‘sí’ pequeño”, pero “menos votos” que el actual titular, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, de 64 años, quien en 2014 logró 422 votos a favor y 250 en contra, predijo una fuente europea.

Para garantizarse una mayoría, el PPE podría mirar hacia los euroescépticos Conservadores y Reformistas Europeos (CRE, 62 escaños) y hacia los ultraderechistas de Identidad y Democracia (73).

Los últimos consideraron “poco probable” el voto favorable a Von der Leyen. Mientras que el CRE no logró una de sus demandas: la elección de la ex primera ministra polaca Beata Sdzylo como jefa de la comisión de Empleo de la Eurocámara.

Un inédito rechazo a la candidatura de Von der Leyen abriría una crisis institucional en el seno de una UE que todavía debe gestionar la salida de Reino Unido del bloque, prevista para el 31 de octubre.

Con todo, Von der Leyen puede pedir aplazar el voto hasta el último momento. El miércoles, no obstante, abandonará su cargo de ministra de Defensa, independientemente del resultado de la votación, anunció el lunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *