PUEBLA, México.- La Dirección General de Aeronáutica Civil de la SCT dio a conocer otro reporte del avance técnico de la investigación de la causa que provocó la caída del helicóptero propiedad de la empresa Servicios Aéreos del Altiplano (SAASA), en el que el 24 de diciembre del 2018 murieron la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso; y el senador Rafael Moreno Valle.

Pilar Bravo
08/13/2019 , 6:12 pm

SCT presenta nuevos avances de investigación sobre muerte de Martha Érika

PUEBLA, México.- La Dirección General de Aeronáutica Civil de la SCT dio a conocer otro reporte del avance técnico de la investigación de la causa que provocó la caída del helicóptero propiedad de la empresa Servicios Aéreos del Altiplano (SAASA), en el que el 24 de diciembre del 2018 murieron la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso; y el senador Rafael Moreno Valle.

Los dos motores inspeccionados en Pratt & Whitney, Canadá, ya se encuentran en México almacenados en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Puebla, bajo la vigilancia y resguardo de la Fiscalía General de Puebla.

Los restos del helicóptero que se encontraban en Cascina Costa, Milán, Italia, se encuentran en proceso de trámites en aduana de México para su envió al hangar en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Puebla, bajo la vigilancia y resguardo de la Fiscalía General de Puebla.

A través de un comunicado, Aeronáutica Civil refiere el trabajo técnico que se ha realizado en Washington, Chicago, Canadá y en Italia por parte de las empresas fabricantes del aparato, que han aportado los resultados de sus laboratorios.

Pero sigue sin determinarse la causa técnica que provocó la caída de la aeronave, debido a los daños materiales provocados por el fuego y por el impacto de la caída.

El reporte técnico dice lo siguiente: La inspección a los dos motores Pratt & Whitney PW207C, señala que los daños y rastros que presentan denotan haber estado en funcionamiento al momento del impacto. Los componentes de memoria interna que podrían confirmar lo anterior, resultaron dañados por el impacto y el fuego, por lo que no se pudo obtener datos de éstos.

La inspección de los componentes involucrados en los controles de la aeronave, como son rotor principal y de cola, transmisión y caja de 90°, indica que estos componentes involucrados en el control del helicóptero no presentan evidencias de falla previa al impacto.

Del análisis de 2 de las 4 luces del master warning y master caution, se identificó que éstas estuvieron encendidas antes del impacto, pero aún no se determina en qué momento del vuelo se iluminaron. Del 25 al 27 de julio de 2019 se realizaron pruebas destructivas a las otras dos luces de master warning, master caution y bomba hidráulica. Estas actividades se efectuaron en las instalaciones de la NTSB (National Transportation Safety Board) ubicadas en Washington, DC.

De los trabajos de inspección hechos al Rotor Principal (instalación del Mass Vibration Absorber y tijera rotativa), se determinó que se deberá analizar si los trabajos de mantenimiento realizados a estos componentes se apegaron a los procedimientos establecidos por el fabricante Leonardo Helicopter Divison (LHD).

Leonardo Helicopter Divison (LHD) realizó un análisis del audio de la tripulación del XA-BON con la torre de control Puebla, en el que no se aprecia un comportamiento inusual en las revoluciones. En los dos últimos ruidos del audio, se escucha una fluctuación de las revoluciones en un 2 por ciento.

Se efectuó una inspección por medio de Tomografía Computarizada a los 5 actuadores lineales en Chicago, USA. De esta inspección no se detectaron daños internos; además, se realizaron análisis más profundos a los 5 actuadores lineales, a través de inspecciones destructivas internas, en Boyne City, Míchigan y Washington D. C. habiéndose encontrado diversas inconsistencias y daños que llevan a continuar estos análisis en otras instancias (NTSB, Honeywell, Leonardo), para definir con exactitud la relevancia de puntos específicos.

De los Actuadores Hidráulicos (MRA) se llevó a cabo un escaneo por medio de tomografía computarizada de los 3 MRA del rotor principal; además, se desensamblaron completamente y ser verificaron las válvulas. No se registraron hallazgos significativos.

En la indagación, se ha contado con la participación de expertos en la investigación de accidentes aéreos de la Trasportation Safety Board (TSB) de Canadá, la Agenzia Nazionale per la Sicurezza del Volo (ANSV) de Italia, la National Transportation Safety Board (NTSB) de USA, y la European Union Aviation Safety Agency (EASA) de Europa.

En esencia Aeronáutica Civil, continuará con el análisis hasta tener un resultado final de lo que ocurrió la tarde del 24 de diciembre del año pasado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *