PUEBLA, México.- La transición de la primaria a la secundaria, es uno de los cambios más significativos en las personas, porque además de enfrentarse a una dinámica escolar por completo distinta, esta nueva realidad se combina con los cambios propios de la adolescencia. FOTO: Agencia Enfoque

Liliana Tecpanécatl
08/24/2019 , 6:42 pm

Transición de primaria a secundaria, uno de los cambios más significativos

PUEBLA, México.- La transición de la primaria a la secundaria es uno de los cambios más significativos en las personas, porque además de enfrentarse a una dinámica escolar por completo distinta, esta nueva realidad se combina con los cambios propios de la adolescencia.

La delicada adolescencia

Nora, estudiante de un Centro Escolar, concluyó la primaria hace un año y sus padres decidieron aprovechar el cambio del nivel educativo para inscribirla a una institución más cercana a su domicilio. Antes lo hablaron con ella y pareció entusiasmada.

Al primer bimestre, Diana, quien es su madre, notó una ligera baja en sus calificaciones y pensó que era normal. Para el siguiente periodo, cuando notó un peor desempeño académico, decidió hablar con ella, a lo que le respondió que todo iba bien, pero requería un poco de tiempo para terminar de adaptarse.

Diana decidió esperar, y antes del tercer bimestre, fue llamada por las autoridades escolares. Nora, se ausentaba del salón con frecuencia, era rebelde, y lo peor, tenía marcas de cutting, que consiste en realizarse cortadas superficiales en alguna parte del cuerpo, a fin de provocar dolor, con lo que suelen encauzar algunas emociones como la tristeza, el miedo, la ira o la frustración; si no se atiende a tiempo, puede tener consecuencias graves.

Tras nueve meses de psicólogos, sesiones familiares y terapias, la familia logró superar una situación que es más común de lo que parece.

¿Qué hacer?

La coordinadora de la maestría en Psicoterapia de la Universidad Iberoamericana, Mónica Palafox Guarneros, dice que lo primero es mantener la comunicación, lo que significa en primera instancia que antes de emitir algún consejo o recomendación, los padres deben escuchar.

Posteriormente, se debe tratar de identificar cuál es la personalidad del chico y orientarlo conforme a ella. Si es extrovertido, analizar sus ventajas y desventajas objetivamente; si es más reservado, hablarle también de sus cualidades y retos. No crearle falsas expectativas sobre sus compañeros o profesores.

La mayoría de los chicos enfrenta dos grandes temores: no ser aceptados por sus compañeros y no tener las suficientes cualidades para mantener buenas calificaciones. Los padres deben reforzar su autoestima, y por otra parte, tratar de auxiliarlos en aquellas materias que representen un problema.

Palafox Guarneros dijo que si a partir de la secundaria el chico deberá volver por su cuenta a casa, debe tener una “etapa de entrenamiento”.

Sugirió a los padres que durante las primeras semanas conozca al menos tres rutas de camino a casa, ya sea a pie o en transporte público, y proporcionarle el número de un taxi de confianza por cualquier eventualidad.

En lo general, la especialista también recomienda:

  • Hablarles lo más pronto posible del tabaquismo, drogadicción y alcoholismo.
  • Contar con toda la información posible sobre las clases, profesores, reglamentos y deberes en general.
  • Establecer horarios, hacerlos responsables de sus útiles escolares, del cuidado de sus uniformes e incluso de su lunch, los hará sentir seguros y autosuficientes.
  • Buscar actividades extraescolares, la práctica de algún deporte, tocar un instrumento o adherirse a algún taller que les permita tener otro círculo de amistades además del escolar.
  • Paciencia. El adulto nunca debe olvidar que él ya pasó por eso, mientras que para su hijo, todo es nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *