Foto: Brendan Smialowski / AFP

AFP| Michael Mathes
10/10/2019 , 11:46 am

La Casa Blanca evade investigación de juicio político ¿Ahora qué?

Washington, Estados Unidos.- El desafío abierto de la Casa Blanca a la investigación de juicio político ha puesto el proceso en crisis, con los leales y adversarios de Donald Trump luchando por abrirse camino en la batalla por la presidencia estadounidense fijada para 2020.

Mientras algunos creen que el esfuerzo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para responsabilizar a Trump por el escándalo de Ucrania tiene perfil constitucional, los leales de Trump ven en ello un abuso de poder.

De cualquier manera, es probable que el proceso provoque una “pesadilla nacional”, como lo expresó el estudioso constitucional Cass Sunstein en su libro de 2017 “Impeachment: A Citizen’s Guide” (Destitución: una guía para el ciudadano).

¿Los demócratas lograrán obtener documentos y testimonios de testigos clave como diplomáticos estadounidenses, cuyos mensajes de texto muestran que ayudaron a coordinar los esfuerzos de Trump para presionar a Ucrania con el fin de que investigara a su principal adversario político, el exvicepresidente Joe Biden?

¿Puede Trump frustrar el proceso y bloquear la supervisión del Congreso?

– Tormenta de fuego histórica –

Los procedimientos de juicio político se han llevado a cabo solamente tres veces antes en 243 años de historia de Estados Unidos.

Los expresidentes Andrew Johnson y Bill Clinton fueron acusados por la Cámara de Representantes, pero sobrevivieron a juicios del Senado, mientras que Richard Nixon renunció en 1974 ante la amenaza de un juicio político y una condena en el Senado.

La crisis actual “es un enfrentamiento histórico”, dijo a la AFP Chris Edelson, experto en gobierno de la American University.

Ciertamente es la primera vez” que un juicio político se centra en acusaciones de presionar al líder de otro país para que interfiera en las elecciones estadounidenses, dijo.

La Casa Blanca y sus defensores han aprovechado la negativa de Pelosi a celebrar una votación para lanzar la investigación, argumentando que todo el proceso es ilegítimo.

Nada en las reglas de la Cámara (Baja) requiere que se apruebe una resolución antes de que toda la Cámara (…) pueda tomar medidas para ejercer el poder de un juicio político”, disintió Frank Bowman, profesor de leyes en la Universidad de Misuri.

– ¿Próximos pasos? –

Varios comités de la Cámara están recopilando información como parte de la investigación, y si bien han sido bloqueados varias veces, Pelosi dice que hay un “creciente cuerpo de evidencia” que muestra que Trump abusó de su cargo.

Y legisladores han estimado que se podría avanzar hacia el juicio político este mismo año.

Pero la administración Trump ya se está preparando para una guerra en tribunales, y un caso el martes en Washington relacionado con la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016, puede resultar clave.

Al argumentar ante un juez que las solicitudes de la Cámara de recibir materiales sobre la investigación de Mueller fueran denegadas, los abogados del Departamento de Justicia citaron el caso del juicio político a Nixon y dijeron que los tribunales no deberían haber entregado datos del gran jurado de Watergate al Congreso, informó el diario The Washington Post.

Nixon acudió a la Corte Suprema en su intento fallido de evitar la liberación de cintas incriminatorias de la Casa Blanca, por lo que existe la posibilidad de que la Corte Suprema se vea arrastrada a la pelea en torno a este juicio político.

Los demócratas reflexionan sobre si participar en una batalla judicial prolongada o agregar el alegato de obstrucción a los artículos del juicio político y simplemente accionarlo.

Los esfuerzos de tres años y aún en curso para obtener acceso a las declaraciones de impuestos federales sobre los ingresos del presidente Trump ilustran perfectamente cuán efectivo” puede ser un equipo legal de la Casa Blanca para detener procedimientos judiciales, escribió el académico constitucional de la Facultad de Derecho de Harvard Laurence Tribe, en el USA Today.

Si Trump resulta acusado, el proceso se traslada al Senado para un juicio político de destitución, donde podrá defenderse.

Hasta la fecha, pocos senadores republicanos han expresado profunda preocupación por el comportamiento de Trump. Siendo necesarios dos tercios de los senadores para una condena, y con los republicanos en control 53 contra 47, las probabilidades de éxito están a favor del presidente.

– Batalla política por delante –

La crisis se desarrolla apenas meses antes de las primeras votaciones en el proceso de primarias demócratas, que comienzan en febrero en Iowa, y la pregunta del millón es: ¿quieren los votantes que el “impeachment” domine la carrera presidencial?

Aproximadamente la mitad de los votantes aprueba la investigación, según encuestas recientes.

Pero los demócratas podrían también dudar acerca de buscar la destitución de Trump por cualquier otro medio que no sean las elecciones, si el proceso se retrasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *