Foto: Especial

Irma Sánchez| Tribuna Noticias
10/14/2019 , 6:00 am

Rumbo a los 50| El boicot tras una elección; conservadores vs progresistas

Redacción.- La polarización de la sociedad poblana en torno a las campañas políticas, ha sido un tema vigente a lo largo de los 50 años de transmisiones de Tribuna.

Producto de una sociedad politizada, las corrientes en juego en cada campaña han provocado profundas diferencias entre “conservadores y progresistas”.

Desde su micrófono, Enrique Montero Ponce ha dado juego equitativo a todos los contendientes, y éstos con su estilo y habilidad han hecho uso de los espacios.

Cada proceso electoral tiene sus particularidades, en función del carisma del candidato, el apoyo de su partido y la fuerza y habilidad de su equipo de trabajo.

De todas las campañas, dos se significan en la historia de Tribuna: la de 1983 cuando contendieron por la alcaldía de la ciudad de Puebla, el priista Jorge Murad Macluf contra el textilero Ricardo Villa Escalera; y la de 1992, cuando se enfrentaron por el PRI el radiodifusor abogado Rafael Cañedo Benítez y el empresario ingeniero Jorge Ocejo Moreno.

En ambas justas la guerra política fue cerrada y mantuvo la atención de todo el país.

Se trató de campañas en las que los abanderados del PAN eran fuertes contendientes, con madera de líderes carismáticos y sobre los que el panismo nacional, “echó toda la carne al asador”.

Las campañas día con día subieron de tono y se responsabilizaba de su manejo a los gobernadores en turno, a Guillermo Jiménez Morales y a Mariano Piña Olaya.

Eran los días del partidazo que difícilmente se equivocaba en la selección de sus candidatos.

De éstas resultaron triunfadores y después de un largo proceso postelectoral rindieron protesta como alcaldes de la ciudad, el mal logrado Jorge Murad Macluf y Rafael Cañedo Benítez.

¡Qué días!, las jornadas periodísticas era 72 horas continuas.

Eso es lo que menos interesa.

En ambas, el panismo trató de silenciar a quienes le daban el triunfo a los priistas.

Y así fue como se llegó a boicotear a Tribuna, con la cancelación de contratos de publicidad de toda la barra de sus patrocinadores.

Pero poco a poco los patrocinadores, “presionados”, fueron reanudando su publicidad, y todo quedó encerrado en un capítulo de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *