Enrique Montero Ponce recibe homenaje en la Universidad Angelópolis por trayectoria periodística

Irma Sánchez| Tribuna Noticias
10/24/2019 , 6:00 am

Rumbo a los 50| Suerte o disciplina; la noticia puede ser fruto de ambas

Redacción.- En las redacciones siempre se habla de que un reportero sin suerte, nada más no la hace. Y si partimos del hecho de que la suerte cada quien se la forja, entonces las cosas pueden ser mejores.

Pues bien, el reportero con suerte Enrique Montero Ponce, por disciplina, dedicaba la totalidad de las horas y los minutos de cada mañana a leer los diarios nacionales y las principales revistas.

Siempre ha sido de oficio un reportero bien informado producto de esas largas sesiones de lectura.

El reportero con suerte siempre tiene en lugares estratégicos “amigos”, que le comentan movimientos y el desplazamiento de personajes.

Nuestro reportero contaba con uno de los billeteros mejor enterados de la avenida Reforma y 5 de Mayo, José Luis Robledo “Poca luz” como el mismo se identificada, porque desde el fondo de los pesados cristales de sus anteojos apenas percibía las imágenes.

“Poca Luz” una tarde emocionado pasó el tip -Jefe, en una mesa del Royalty disfruta tranquilo su cognac don Jesús Reyes Heroles-

Y el reportero con suerte pidió a su equipo una grabadora y raudo salió rumbo al Royalty, se presentó ante el personaje, quien lo invitó a sentarse y comenzaron una larga charla llena de reflexiones políticas y todavía más, le anunció que después del mal precedente de haber tenido los mexicanos una campaña política con un solo candidato a la presidencia de la república en 1975, (la de José López Portillo). Él ya preparaba la propuesta para una reforma política en la que se diera reconocimiento y juego a las más variadas corrientes políticas.

Así el reportero Enrique Montero Ponce que gozaba con el tema político, dio la primicia de un hecho que ya era reclamado por varios grupos, una reforma que representaría un parte aguas para México, y que le permitiría legitimar a un sistema político y a un presidente.

Con esta charla, y con estas primicias, el líder de opinión no perdió la oportunidad de dar una lección más para la formación de un buen reportero que debe de mantener abiertas las puertas y los canales de comunicación con personas de todos los círculos, porque la noticia suele saltar desde donde menos se espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *