PUEBLA, México.- Un día como hoy, pero de hace 50 años, se escuchó por vez primera la voz que despertaría e informaría a Puebla durante las siguientes cinco décadas. FOTO: Agencia Enfoque

Redacción
10/31/2019 , 2:47 pm

50 años de: “Lo dijo montero”, por Enrique Núñez

PUEBLA, México.- Un día como hoy, pero de hace 50 años, se escuchó por vez primera la voz que despertaría e informaría a Puebla durante las siguientes cinco décadas.

Encender la radio y escuchar la voz de Enrique Montero Ponce, se volvió para la mayoría de los poblanos una necesidad al iniciar el día.

En los 80’s y 90’s, nada pasaba en Puebla que no fuera repercutido por el micrófono de Don Enrique.

Sin siquiera sospechar que años después se convertiría en mi maestro, lo escuché desde niño camino a la escuela, a través de la radio del auto familiar acompañado de mis papás, quienes eran también fieles escuchas de Esquina y después Tribuna Radiofónica.

La magia de la radio me hizo imaginar que el portador de esa voz gruesa y rasposa era un tipo blanco, alto, calvo y españolado. Así lo imaginé durante años, hasta que mi inquietud por el periodismo me hizo llegar al penthouse del edificio de la 3 Sur 107 para pedirle me abriera un espacio en su estación de radio. Fue ahí donde conocí al otro Enrique Montero, al verdadero. Del viejo españolado que imaginé durante 20 años, pasé al señor moreno, bajito, de lentes y parco que para sorpresa mía me pasó al aire a la mañana siguiente.

Fue hace poco más de 25 años cuando inició mi inolvidable experiencia en Tribuna Radiofónica.

Si bien es cierto que Enrique Montero era ya una leyenda dentro del periodismo radiofónico, la realidad es que no es el más didáctico de los maestros.

A Don Enrique se le aprende en el día a día. De él no salen los consejos ni las sugerencias. Hay que observarlo, escucharlo… bebérselo pues.

A Montero se le aprende escuchándolo, haciendo honor a su repetida frase: “hay que escuchar al que sabe”.

Y cómo no hacerlo si es un anecdotario viviente.

Las tertulias nocturnas de los lunes en Vittorios eran también un curso intensivo de política, cultura, deportes y de la vida en general.

Así es como Don Enrique enseñaba y compartía su sapiencia. Hablando y relatando sus vivencias.

Y así como lo disfruté, también lo padecí. No podía ser de otra forma. La fórmula del hombre duro, recio y obstinado, mezclada con el joven rebelde, irónico e irreflexivo era una bomba de tiempo.

Llegó el día de mi salida —despido realmente— de Tribuna, y de ahí me llevé grandes recuerdos y una riqueza en conocimientos francamente inmerecida.

Esquina y Tribuna hoy cumplen 50 años y me faltan letras y espacio para expresarle mi reconocimiento y admiración a Don Enrique y a todos quienes han sido parte de esta institución radiofónica.

Quisiera decir: que vengan muchos aniversarios más; pero prefiero desear que el legado de Montero Ponce se perpetúe por otros 50 más. Y que vengan nuevos comunicadores que logren que toda una ciudad dé como cierta una noticia con la simple frase: “Lo dijo Montero”.

Misión cumplida maestro.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *