(Foto: Agencia Enfoque)

Redacción
11/07/2019 , 9:41 pm

Rumbo a los 50| La vez que Don Enrique salvó a Puebla de quedarse sin fútbol

Una de las grandes pasiones de don Enrique Montero Ponce es el deporte y de ahí su mayor amor es el fútbol.

Él fue testigo de la fundación del Puebla de La Franja en 1944 y de inmediato se hizo amigo de sus primeros directivos como Joaquín Díaz, Alfonso Sobero, José González Cobián y José Cuervo, a quienes calificó de primera clase.

Asistió a la apertura de la primera casa del equipo ‘El Mirador’, un estadio cuyo graderío era de madera y que fue inaugurado por el gobernador Carlos Ignacio Betancourt. El primer juego de liga ocurrió el 20 de agosto de 1944 contra Atlas, saliendo el Puebla ganador del encuentro por marcador de 5-2.

En verdad era un estadio donde se respiraba fútbol, ese equipo fue bueno, pero nos faltó el campeonato”, recordó y es que Puebla de 24 juegos del torneo 1944/45 obtuvo 14 triunfos 2 empates y 8 derrotas, pero tuvo que conformarse con el subcampeonato.

Sin embargo, los problemas llegaron y en la temporada 1955–56, el entonces presidente de la franja, Manuel Hidalgo, pidió permiso para retirar al equipo aludiendo problemas financieros, sumado al incendio del recinto poblano.

Más adelante, el equipo apareció en Segunda División y regresó hasta 1970 gracias a un cuadrangular promovido por Rafael Moreno Valle. Comandados por Francisco González Gatica vencieron a Naucalpan, para regresar al Máximo Circuito en 1970.

De ahí vino una serie de altibajos hasta que el momento terrible llegó en 1982 cuando el dueño Jorge Suárez comunica que no podía sostener más al equipo y decide venderlo a Veracruz.

Jorge Suárez dijo me voy a llevar al equipo a Veracruz y entonces Emilio Maurer y Manuel Lapuente me fueron a ver y me dijeron no permitas que esto suceda. Se lo dije al gobernador Guillermo Jiménez Morales, hablaron esa noche, él fijó una cantidad, el gobernador, otra, pero no había manera de arreglar y el mandatario le dijo a Jorge que le fuera bien en Veracruz”, recordó.

Salimos muy desalentados, pero todavía en el bar del Mesón del Ángel, le lavamos el ‘coco’ a Don Jorge Suárez y lo convencimos de que se quedara el equipo y sí lo convencimos. Entonces le hablé al gobernador y rápido nos trasladamos a sus oficinas”, añadió.

El mandatario le dijo a Jorge qué bueno que se queda, porque en la noche nos quedamos sin fútbol y en las primeras horas de este día ya teníamos dos equipos de fútbol. Adquirimos a Oaxtepec y así nació Ángeles donde me hice gran amigo de Ricardo Lavolpe”, concluyó.

De esta forma, don Enrique fue el intermediario entre directivos y gobierno para que la Angelópolis no se quedara sin su Franja amada. Ya después el equipo conseguiría su primer y segundo título, y aunque en los últimos años el cuadro ha tenido una serie de altibajos, la tradición de asistir cada 15 días al estadio Cuauhtémoc continúa y Don Enrique fue pieza fundamental para que esto perdure, en un hecho que tiene vigente y jamás olvidará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *