Foto: CLAUDIO CRUZ / AFP

Redacción| AFP
11/12/2019 , 11:10 am

Evo Morales llega a México tras un sinuoso periplo

Redacción.- Tras un tortuoso periplo, Evo Morales llegó al hangar de la Sedena en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México luego de más de 24 horas de vuelo sin descanso. El canciller mexicano, Marcelo Ebrard agradeció a la tripulación de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) en redes sociales, “cumplieron la misión… muchas gracias!!!”

Desde el momento en el que Morales aceptó el lunes el asilo político que le ofreció México tras su renuncia como presidente de Bolivia, todo ha sido como “un viaje por la política latinoamericana y los riesgos que se corren”, sintetizó Ebrard en la conferencia matutina del presidente Andrés López Obrador.

En un segundo tuit, Ebrard agradeció a Froylan Gamez de la subsecretaría de América Latina por su participación y apoyo diplomático a bordo de la aeronave de la FAM que tuvo éxito en la misión encomendada a la diplomacia mexicana.

La seguidilla de complicaciones diplomáticas comenzó cuando el avión de la Fuerza Aérea de México aterrizó el lunes en Lima, donde tuvo que esperar por horas las autorizaciones correspondientes para poder seguir su camino a Bolivia a recoger a Morales.

Cuando hubo luz verde, “despegaron de Lima y cuando llegaron al espacio aéreo de Bolivia les dijeron (a la tripulación) que no, que ese permiso ya no era el válido (…) entonces hubo que retornar a Lima”, relató Ebrard.

En Bolivia “no se sabe quién decide qué”, dijo Ebrard. Más tarde, autoridades bolivianas otorgaron nuevamente un permiso para la llegada del avión mexicano, según el canciller.

Y la ruta que teníamos para regresar era la misma”, explicó. Es decir, regresar a Lima para recargar combustible y después volar directo a México.

Sin embargo, el gobierno peruano decidió entonces que “por valoraciones políticas se suspendía ese permiso para bajar en Lima”, continuó.

Eso “fue muy difícil y muy tenso porque en el aeropuerto donde estaba Evo Morales (ya a bordo del avión mexicano) ya había una situación difícil (…) los simpatizantes de él estaban entorno al aeropuerto y en el interior del aeropuerto había elementos de las fuerzas armadas de Bolivia, entonces fue un periodo de los de mayor tensión para nosotros”, describió Ebrard.

El “Plan B”, entonces, fue recurrir a Paraguay. “Nos ayudó mucho el presidente electo de Argentina (Alberto Fernández) porque él también habló con el presidente de Paraguay”, comentó.

Una vez conseguido ese permiso, las autoridades de Bolivia amenazaron con no dejar partir el avión de la Fuerza Aérea de México.

Nos iban a permitir salir, ahora sí que por un milimétrico espacio se dieron la salida”, indicó Ebrard.

Pero al salir de Bolivia, el viaje continuó complicándose. Al llegar a Asunción, México consiguió permiso para que Perú al menos lo dejara volar en su espacio aéreo, y en el de Ecuador, en caso de que fuera necesario recargar combustible en su territorio.

Antes de partir, sin embargo, Bolivia se negó a que la aeronave pasara por su espacio aéreo nuevamente.

Entonces la diplomacia mexicana y brasileña “consiguieron el permiso para poder volar en la línea fronteriza entre Bolivia y Brasil”.

No fue todo. “Hubo que rodear Ecuador porque ya estando en vuelo les dijeron que no les permitían sobrevolar el espacio aéreo y que lo iban a revisar, entonces hubo que rodear y entrar a aguas internacionales”, concluyó Ebrard.

Finalmente, Morales se encuentra a salvo en México, donde tendrá asilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *