Foto: AFP

Redacción: Tribuna Deportes
12/10/2019 , 3:03 pm

El Liverpool suda la gota gorda en Salzburgo pero pasa a octavos

El Liverpool, vigente campeón de la Champions, se clasificó para octavos de la edición 2019-2020 este martes al vencer 2-0 al Salzburgo, resultado que le sirve para finalizar al frente del grupo E, tras un partido a vida o muerte, en el que podía caer eliminado en caso de perder.

Tras casi una hora de sufrimiento ante un Salzburgo que también tenía opciones de clasificación y que puso en muchos apuros a los Reds, el líder de la Premier League resolvió la papeleta con los goles del guineano Naby Keïta (57) y del egipcio Mohamed Salah (58).

En un duelo de gran tensión, con el perdedor fuera de los octavos debido a la goleada del Nápoles al Genk (4-0), los Reds de nuevo sudaron la gota gorda en la Champions.

‘¡Qué equipo! ¡Qué partido!’

A la falta de acierto de sus atacantes se unió un rival bravo, sin complejos, capaz de alcanzar con relativa facilidad la portería defendida por el brasileño Alisson. Su resistencia duró casi una hora.

“Tengo total respeto por lo que ha hecho el Salzburgo esta noche. ¡Qué equipo! ¡Qué partido! Ha sido realmente duro. Lo han hecho tan bien, han hecho tantas cosas inteligentes… Fue un partido muy intenso y pudimos marcar dos goles maravillosos”, señaló el técnico de los Reds Jurgen Klopp.

El Liverpool había tenido el gol en la primera parte. Primero a la media de hora de juego, cuando el senegalés Sadio Mané cedió para Salah, que con todo a favor disparó cerca de uno de los postes.

Y justo antes del descanso, de nuevo con espacio, cuando el brasileño Roberto Firmino lanzó una transición, Salah se la dejó a Mané y el senegalés se topó con la figura del arquero Cican Stankovic.

El Nápoles aplastaba al Genk a la misma hora y el campeón de Europa estaba a un gol de la eliminación, con su defensa haciendo aguas. El Salzburgo rompía la línea con facilidad y únicamente su falta de tacto en el último gesto impidió su tanto, a imagen del japonés Takumi Minamino en el 38.

Haaland se queda seco

Con 16 dianas en los cinco primeros partidos de Champions, únicamente el Bayern Múnich (21) y el Tottenham (17) lo habían hecho mejor que el Salzburgo en las primeras cinco jornadas. Ocho de esos goles los firmó el fenómeno noruego de 19 años Erling Haaland, sin acierto este martes, como el resto de los delanteros locales.

Nada más comenzar la segunda parte volvió a funcionar la conexión Mané-Salah, pero el egipcio disparó de primeras demasiado alto (48). Dos minutos después el atacante tuvo un mano a mano con Stankovic y el arquero sacó una manopla prodigiosa.

El partido no daba tregua. En el siguiente ataque Haaland controló un balón largo y su latigazo se fue al exterior de la red.

Los locales estaban envalentonados. Necesitaban un gol y cada vez dejaban más espacio atrás. Lo pagaron caro.

Se llevó el premio Keita, con un cabezazo que culminó una incursión y pase de la muerte de Mané desde la izquierda, dando tranquilidad al defensor del título.

A continuación fue Salah el que por fin acertó, con un disparo casi sin ángulo desde la derecha tras ganar la espalda a la defensa en un pase largo.

Con 2-0 en contra al Salzburgo le hacía falta un milagro que no llegó. El Liverpool se limitó a cumplir con la lógica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *