(Foto: SAUL LOEB / AFP)

AFP
12/13/2019 , 3:44 pm

Hitos de la guerra comercial entre China y EEUU

Washington, Estados Unidos.- Principales hitos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China tras anunciarse este viernes un acuerdo de principio entre las dos primeras economías del mundo:

– Marzo 2018: acero y aluminio –

El 8 de marzo de 2018, el presidente Donald Trump anunció la imposición de aranceles del 25% y el 10% al aluminio importado desde varios países para reducir el déficit comercial estadounidense y apoyar a las empresas locales.

En la víspera de entrar en vigencia, Trump exceptuó a diversos países pero no a China.

– Julio 2018: toma y daca –

El 6 de julio, Estados Unidos impuso también aranceles punitivos a importaciones chinas por 34.000 millones de dólares. Los bienes incluían autos, piezas de aviones y piezas de computadoras.

Pekín replicó inmediatamente con tasas equivalentes contra la misma cantidad y tipo de bienes estadounidenses e incluyendo productos agrícolas, especialmente soja.

El 23 de agosto, Washington impuso aranceles a otros bienes chinos por 16.000 millones de dólares. China respondió con un arancel del 25% al mismo volumen de productos estadounidenses incluyendo artículos emblemáticos como las motos Harley-Davidson, el bourbon y el jugo de naranja.

El 24 de septiembre, Estados Unidos aplicó aranceles a otros productos chinos por 200.000 millones de dólares. Pekin también tomó represalias.

– Mayo 2019:reanudación de hostilidades –

Tras unos meses de tregua, Washington volvió a la carga, y el 10 de mayo elevó a 25% los aranceles a bienes chinos importados por 200.000 millones de dólares.

Además, Trump abrió otro frente. El 15 de mayo, prohibió a las compañías estadounidenses utilizar equipos extranjeros de telecomunicaciones, una medida que apuntó al gigante chino de telefonía e internet Huawei.

El 1 de junio, China subió sus tasas a importaciones estadounidenses por un monto de 60.000 millones de dólares

El 1 de agosto, Trump anunció otro arancel del 10% sobre otros artículos chinos cuyo monto de importación era de 300.000 millones de dólares. Más tarde esa tasa fue elevada a 15%

– Agosto: yuan devaluado –

A comienzos de agosto, China dejó caer el yuan por debajo de los 7 dólares por primera vez en 11 años. Washington acusó a Pekin de manipular su moneda para favorecer sus exportaciones, una acusación negada por el gobierno chino.

El 13 de agosto, Estados Unidos decidió aplazar hasta el 15 de diciembre los aranceles a numerosos artículos chinos, entre ellos teléfonos celulares, laptops, monitores de computadora, calzado y vestimenta.

No obstante confirmó que, desde el 1 de septiembre, aplicaría un arancel del 25% a productos por 250.000 millones que desde el 15 de octubre se elevaría a 30%.

China anunció el 23 de agosto que gravaría con nuevas tasas la soja estadounidense, la manteca de maní y otras importaciones por 75.000 millones de dólares. Ademas dijo que gravaría con 25% los autos estadounidenses.

Un día después de que los aranceles estadounidenses entraran en vigencia, China presentó una queja ante la Organización Mundial de Comercio.

El 4 de septiembre, Trump anunció gravámenes al acero estructural de China por considerar que ingresaba a su mercado a precio de dumping.

– 13 de diciembre: acuerdo “fase uno” –

El 13 de diciembre, Washington y Pekín anunciaron un acuerdo denominado de “fase uno” que debería conducir a la progresiva disminución de los aranceles.

En una gran concesión, Estados Unidos recortará a la mitad la tasa del 15% a productos chinos importados por 120.000 millones de dólares impuesta en septiembre. Esos bienes beneficiados incluyen artículos como vestimenta, lo cual tiene gran impacto en la temporada de compras de fin de año en Estados Unidos.

Además Trump canceló la nueva salva de aranceles a bienes chinos por 160.000 millones de dólares prevista para el domingo.

De su lado Pekin dijo que no aplicaría las medidas de represalia que tenía planeadas.

China dijo que el acuerdo, que aún debe ser firmado, incluye la protección de la propiedad intelectual y la ampliación del acceso a su mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *