Foto: Redes

AFP
12/13/2019 , 1:08 pm

Carnaval belga de Alost pierde denominación de Patrimonio

Bogotá, Colombia.- La Unesco retiró al carnaval belga de la ciudad de Alost de su lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad tras denunciar sus expresiones antisemitas y racistas, anunció el organismo de la ONU este viernes en el marco de la reunión que celebró en Bogotá.

El carnaval, en la lista desde 2010, estaba en la mira de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura desde su última edición en marzo.

El Comité basó su decisión en el hecho de que sus repeticiones recurrentes (…) de racismo y representaciones antisemitas son incompatibles con los principios fundamentales de la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial”, justificó la Unesco.

Es la primera vez que la Unesco aplica una medida tan drástica.

La comunidad judía de Bélgica había reaccionado con indignación a la presencia en el desfile de un carro que caricaturizaba a los judíos ortodoxos con narices de gancho y sentados en sacos de oro.

En su comunicado, el órgano de Naciones Unidas consideró que el carnaval había exhibido en varias ocasiones “mensajes, imágenes y representaciones” estereotipadas que insultan la memoria de “experiencias históricas dolorosas que incluyen genocidio, esclavitud y segregación racial”.

La Unesco tenía que estar atenta y firme sobre los excesos de un festival clasificado como Patrimonio de la Humanidad, y eso viola sus valores básicos”, dijo la directora general de la organización, Audrey Azoulay.

Además, no es la primera vez que carros racistas y antisemitas desfilan en este festival”, agregó.

La reunión anual del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial se celebra esta semana en América Latina por primera vez.

– “Insulto a la memoria” –

Azoulay hizo una alusión a la edición de 2013, cuando la sociedad carnavalesca tuvo la idea de hacer desfilar un carro mostrando cómo un oficial nazi al líder del partido independentista flamenco N-VA, que se suponía favorable a la deportación de francófonos.

Irina Bukova, entonces directora de la organización, aseguró que era “un insulto a la memoria de los seis millones de judíos que murieron durante el Holocausto”.

Desde 1972, la Unesco ha clasificado los sitios más bellos del mundo, pero ahora también tiene la autoridad para proteger el “patrimonio cultural inmaterial de la humanidad”, según una convención firmada en 2003.

Varios carnavales o procesiones tradicionales de Bélgica han sido honradas en los últimos quince años.

El carnaval de Alost, que tiene una historia de más de 600 años y es uno de los más populares de la zona, reclama el derecho a “burlarse de todo”, según el alcalde de la ciudad, Christoph D’Haese.

Nos burlamos de la Iglesia, los reyes, los judíos, la política internacional, los musulmanes. Es la libertad de expresión en su interpretación más amplia”, dijo D’Haese a fines de octubre a la AFP.

A pesar de no tener la autoridad para tomar esta decisión, D’Haese anunció a la prensa hace 10 días la retirada del carnaval de la lista de patrimonio inmaterial.

Es una respuesta para todos aquellos que quieren matizar, justificar o perdonar lo imperdonable, pero desafortunadamente no es el final de la historia. Lamentamos pero igualmente ya sufrimos las desastrosas consecuencias del carnaval, ya sea reconocido o no por la Unesco”, reaccionó Yohan Benizri, presidente del Comité Coordinador de Organizaciones Judías de Bélgica (CCOJB).

Para la edición de febrero de 2020 “ya no queremos dibujos animados difamatorios que nos recuerden el período nazi”, dijo a la AFP Hans Knoop, portavoz del Foro de Organizaciones Judías, que congrega a las asociaciones de la comunidad flamenca.

Esto le da a Bélgica una imagen extremadamente negativa en todo el mundo”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *