This NASA TV video frame grab shows SpaceX unmanned spacecraft before it launched to perform its in-flight abort test on January 19, 2020 at the Kennedy Space Center, Florida. - SpaceX on January 19, 2020 simulated its emergency abort system on an unmanned spacecraft, the last major test before it plans to send NASA astronauts to the International Space Station. The space company of entrepreneur Elon Musk, under contract with NASA, launched its Crew Dragon capsule from the Kennedy Space Center in Florida at 10:30 am (1530 GMT).This test will check the capsule's ability to reliably carry crew to safety in the event of an emergency on ascent. (Photo by Handout / NASA TV / AFP) / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO /NASA TV " - NO MARKETING - NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS

AFP
01/19/2020 , 8:38 pm

SpaceX realiza prueba “perfecta” de sistema de emergencia de nave espacial

Washington, Estados Unidos.- SpaceX logró probar con éxito su sistema de expulsión de emergencia en una nave espacial no tripulada momentos después del lanzamiento el domingo, según una transmisión en vivo del evento, la última prueba importante antes de enviar astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional.

“Hasta donde podemos ver por el momento, fue una misión perfecta”, dijo a periodistas el fundador de SpaceX, Elon Musk. 

Agregó que el primer vuelo tripulado de la cápsula probablemente ocurrirá “en el segundo trimestre”, un evento que marcaría la primera vez en nueve años que los estadounidenses viajan al espacio a bordo de un cohete estadounidense, en lugar de uno ruso.

El resultado favorable de la riesgosa prueba fue una buena noticia para SpaceX y para la NASA, que necesita certificar urgentemente un vehículo para transportar astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS) este año.

“Según todos los informes, esta fue una prueba muy exitosa”, dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine. 

El lanzamiento de prueba, sin nadie a bordo, comenzó a las 10:30 horas en el Centro Espacial Kennedy en Florida con el despegue de un cohete Falcon 9, en la parte superior de la cual se adjuntó la nueva cápsula de SpaceX, Crew Dragon.

El cohete fue programado para funcionar como si estuviera lanzando la cápsula en órbita.

Un minuto y 24 segundos después del despegue, a una altitud de aproximadamente 19 kilómetros sobre el Atlántico y mientras el cohete viajaba a 1.500 km/h, se activó una secuencia de abandono para simular una anomalía.

La nave espacial encendió sus poderosos propulsores SuperDraco, alejándolo del cohete. Poco después de la separación, el cohete se desintegró en una bola de fuego, como estaba previsto.

En una misión tripulada, la maniobra está diseñada para rescatar a los astronautas si el cohete tiene un problema en el ascenso o se desvía del rumbo.

Luego, los cuatro grandes paracaídas de la cápsula se abrieron para frenar la caída y amerizar en el Atlántico, donde los equipos de rescate habían sido posicionados previamente. Nueve minutos después del despegue, Crew Dragon amerizó, aparentemente sin daños.

El análisis de la cápsula y los datos de vuelo confirmarán si todo salió bien y si el vehículo se considera confiable para transportar astronautas.

Desde 2011, Estados Unidos ha tenido que depender de los cohetes rusos Soyuz, los únicos capaces de transportar astronautas a la estación espacial una vez que Estados Unidos retiró su flota de transbordadores espaciales.

La NASA tiene un contrato similar con Boeing, que ha desarrollado la nave espacial Starliner para vuelos tripulados.

En marzo de 2019, SpaceX realizó con éxito un viaje de ida y vuelta de una semana a la EEI con un Crew Dragon no tripulado.

Los astronautas estadounidenses Doug Hurley y Bob Behnken serán pasajeros del primer vuelo tripulado de SpaceX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *