(Photo by Oli SCARFF / AFP)

AFP
01/29/2020 , 11:42 am

Gobierno británico renacionaliza ferrocarriles del norte de Inglaterra

LondresReino Unido.- El gobierno conservador de Boris Johnson anunció el miércoles la renacionalización de la mayoría de líneas ferroviarias del norte de Inglaterra, una decisión cargada de simbolismo en un sector lastrado por los problemas que el primer ministro prometió reestructurar.

El ministerio de Transportes anunció que retirará al operador privado Northern la explotación de estas líneas ferroviarias, que pasarán a manos públicas el 1 de marzo. La empresa, filial de la alemana Arriva,  tenía la concesión hasta 2025.

La explotación de los ferrocarriles británicos se privatizó en la década de 1990 bajo el gobierno conservador de John Major. Los ferrocarriles del país están actualmente divididos en 16 franquicias y gestionados por una multitud de operadores.

Esta es la segunda nacionalización de ferrocarriles en dos años y bajo gobiernos de derechas, después de la de las líneas del este de Inglaterra en 2018 tras el fin del contrato de explotación de Virgin Trains East Coast.

Johnson podría tomar otra decisión política la próxima semana sobre el muy controvertido proyecto del tren de alta velocidad HS2 debido a los enormes retrasos que sufre y sus sobrecostes.

El departamento de Transportes justificó la nacionalización de las líneas ferroviarias asegurando que quiere recuperar la fiabilidad de esta importante red que conecta ciudades como Mánchester, Leeds, Liverpool y Newcastle, y sufre desde hace tiempo importantes retrasos y cancelaciones.

Entre otras cosas, el gobierno promete continuar reemplazando material en los trenes, ampliar 30 estaciones para recibir convoyes mayores y asegurar que los vagones se mantengan más limpios.

A principios de enero, el ministro de Transporte Grant Shapps afirmó que el servicio en estas líneas era una “pesadilla” desde 2016, cuando se adjudicó el contrato de explotación a Northern.

El retorno a la propiedad pública de otra empresa de ferrocarriles es una medida muy política por parte de Johnson, que prometió aumentar el gasto público en las regiones desfavorecidas y antiguos bastiones del opositor Partido Laborista, como el norte de Inglaterra, donde los conservadores ganaron terreno en las elecciones de diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *