30 años de la muerte de Anastasio Somoza

1927

El Chipote

«Hace quince años los marines desembarcaron

 en Nicaragua por un ratito,

para proteger las vidas y las propiedades

 de los ciudadanos de los Estados Unidos,

 y se olvidaron de irse».

 

Eduardo Galeano

 

La historia de Centroamérica es también la historia nuestra, a pesar de que parece que le damos la espalda a estos países, que vivimos esperanzados en el norte. En realidad, somos más del sur que del norte, pero el sistema nos ha obligado a ver el norte y nunca voltear para el sur. Por ello, nos conocemos las ciudades de Estados Unidos de América y de Canadá, pero nunca de algún país de Centroamérica, menos sabemos de sus capitales o de sus gobernantes; como que estos han pasado de largo por nuestras vidas y poco relevante son en nuestro entorno. Por lo mismo, cuando Rigoberta Menchu fue nombrada como premio nobel de la paz causó sorpresa para todos los mexicanos, pues, desafortunadamente, solamente volteamos al sur cuando se celebran los partidos eliminatorios del mundial de fútbol; respecto de los cuales, no obstante, ni sabemos que en 1969 hubo una guerra entre Honduras y El Salvador por esta rivalidad.

Debido a ello, con esta columna pretendemos no olvidar nuestra cultura del sur, nuestras historias y leyendas. Así pues, en estas fechas se cumplen 30 años del asesinato, por un grupo guerrillero argentino en Paraguay (su capital Asunción), de Anastasio Somoza Debayle, el dictador que, junto con su familia por generaciones, gobernó uno de los países agrícolas de Centroamérica tan olvidados, como es Nicaragua.

Sucedió un día 17 de septiembre de 1980, y dicta la historia que: «trece meses después de su llegada a Asunción, las amenazas se hicieron reales en un operativo de ribetes cinematográficos. Somoza había salido de su casa a las 10 de la mañana junto a Gallardo y Joseph Beittiner, un asesor económico del exdictador que había llegado desde Estados Unidos, presuntamente, para ayudarlo a concretar un nuevo negocio. El Mercedes Benz blanco con ellos tres dentro tomó la Avenida España, en ese entonces aún denominada Francisco Franco por el dictador español. Sobre las 10:10 pasaron frente a un vendedor de diarios que se había instalado en el lugar recientemente. Nada llamó la atención de Somoza, que no sabía que el vendedor era en realidad un integrante del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), un comando guerrillero de origen argentino que había bautizado el plan para matar a Somoza como la Operación Reptil» (en Sputniknews.com, «El fin de Somoza: el asesinato del exdictador de Nicaragua por argentinos en Paraguay»).

El día 17 de septiembre de 2020, estuve buscando —y perdón que sea a titulo personal— la nota en algún diario de circulación nacional en nuestro México, y nadie dijo nada. Lo cual es una evidente muestra de que en este país no interesa la historia de los países de Centroamérica ni, en general, de Latinoamérica. Pareciera que, para nosotros, están en otro plantea u en otra orbita. Por ello, dentro de los muchos problemas que tenemos, estos asuntos no existen y, entonces, no entendemos lo que sucede con los migrantes del Centroamérica, no sabemos que organizaciones (sobre todo de la iglesia católica) son las únicas que se han encargado de ayudarlos. Tal es el caso de la organización Migrantes del Camino del padre Alejandro Solalinde Guerra en Ixtepec, Oaxaca, que ha visto y vivido las desgracias de estas personas de carne y hueso por tratar de salir adelante en las tierras que no son en donde nacieron.

Verdaderamente, es lamentable que el suceso histórico de la muerte de uno de los dictadores de Centroamérica poco se haya mencionado; porque la pobreza de estos países es la causa de los migrantes que hoy vemos a diario en las calles y bulevares de la ciudad de Puebla. Y no comprendemos por qué llegan hasta aquí, no conocemos que la guerrilla, el gobierno represor, el ejército, los desplazamientos son la causa por la cual hoy los vemos en muchas de las ciudades de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *