Rugby

AFP
04/21/2020 , 6:36 am

Pichot, candidato a la presidencia de World Rugby, quiere “cambiar las mentalidades”

Candidato a la presidencia de World Rugby, la federación mundial, el argentino Agustín Pichot, de 45 años, quiere “cambiar las mentalidades”. El antiguo medioscrum, hoy vicepresidente de la propia federación internacional, sueña con un deporte “más democrático, más integrado”, explicó en una entrevista a la AFP.

En las elecciones, fijadas para el domingo 26 de abril, se verá con el actual mandatario, el inglés Bill Beaumont. Los resultados se conocerán el 12 de mayo.

Pregunta: ¿Qué le lleva a presentarse tras cuatro años como número dos?

Respuesta: “Creo que podemos tener un rugby global, mejor dirigido. Hay que modernizar la instancia dirigente para estar todavía más delante en el escenario, ser activos pero también trabajar mejor con los jugadores, los clubes, los capitales privados… Reaccionamos, pero a veces sin estrategia ni visión. Pienso que ahora es el tiempo de hacerlo. Antes del coronavirus, el rugby mundial estaba ya al borde de la crisis. Tras el coronavirus, estaremos realmente en crisis”.

P: ¿Cuáles son las diferencias con Bill Beaumont (actual presidente)?

R: “He sido respetuoso estos últimos cuatro años y lo seguiré siendo. El rugby debe seguir siendo íntegro. He decidido tomar otro camino porque pensé que los cambios necesarios no se estaban realizando. Bernard Lapasset (presidente de World Rugby entre 2008 y 2016) fue mi mentor. Llevó su visión al juego, fuimos juntos a buscar los Juegos Olímpicos para el rugby, ofreció la posibilidad a Japón de organizar la Copa del Mundo… Las cosas han cambiado, pero no tanto. No podía continuar cuatro años más, no quería continuar en un sistema así. Tengo ganas de que el rugby cambie de mentalidad y por eso soy candidato”.

P: ¿Qué hará si gana?

R: “Si gano, me gustaría cambiar las cosas, transformar las mentalidades. Quiero hacer el rugby más democrático, más integro. Es el liderazgo que debe impulsar el cambio. Por el momento, el rugby es muy burocrático, muy a la antigua. Y hay que cambiar todo eso. Pero no estoy diciendo que nada va bien y que hay que romperlo todo. No es mi estilo de liderazgo. Quiero un rugby para todos”.

P: Al contrario, si no gana, ¿qué hará?

R: “Si no gano, voy a continuar trabajando en el rugby, incluso con el club de mi barrio. Ese es todo el amor que tengo a este deporte. No quiero nada del rugby, me lo ha dado todo e intento devolvérselo. Si pierdo, no tengo realmente un plan B. Hubiera podido negociar una plaza en el comité directivo, en el consejo… Pero no es así como funciono, soy muy de negro o blanco”.

P: Si gana, ¿se volverá a hablar de su proyecto de Liga de Naciones o de la Copa del Mundo de Clubes?

R: “Seguro, vamos a hablar, está en mi plan de acción. No sé el resultado final, pero hablaremos. Es un proyecto que habla de integridad, igualdad, de naciones emergentes, y de rugby femenino… Esto tiene sentido. Pero claro que habrá que integrar a los clubes en la conversación. No es simplemente hacer salir una idea del sombrero: hay que integrar a los jugadores y a los clubes en el debate”.

P: ¿Cómo integraría a los jugadores en el debate?

R: “Es sin duda lo más fácil. Únicamente hace falta comunicarse con ellos. Hablo con los jugadores desde hace varios meses, hay que integrarlos en los procesos de decisiones. Organizar con ellos conversaciones cuando se habla de calendarios, de reglas del juego… No veo como hacerlo de otra manera. Los quiero aquí, son los mejores embajadores de nuestro deporte”.

P: Usted habla también de nuevas tecnologías, de un videojuego de rugby…

R: “Soy un gran fan de la tecnología, me encanta. Lo encuentro increíble. Recuerdo cuando llegaron la PlayStation, el iPhone, los MP3… Siempre me gustó. Soy un poco mayor ahora, pero todavía juego a los videojuegos y si usted mira la manera en la que la juventud sigue el deporte o la tele, tengo la impresión de que el rugby ha perdido el paso. No estoy diciendo que vamos a crear un Fortnite de rugby o un nuevo FIFA… Hay que reflexionar sobre cómo darle valor a nuestro deporte. Hay oportunidades para crear otros productos más allá de los partidos, no solamente con una segunda pantalla o estadísticas…. La gente no quiere solamente estar 80 minutos delante de un partido si puede implicarse: con un ‘Ojo de Halcón’ para vigilar el fuera de juego, la velocidad de los jugadores, el impacto de los tackles… hay tantas cosas que se pueden hacer y que no disfrutamos…”.

P: Tras la crisis del coronavirus, habrá muchas preocupaciones sobre el estado de salud de las federaciones.

R: “Esperamos ver cómo vamos a salir, cada país. Si habrá vacuna, si podemos hacer una vida normal. Soy positivo, no tengo ganas de pensar en negativo. Pero soy consciente de que habrá que ser fuertes. Habrá una factura de unos 700 millones de dólares si ningún partido se juega este año. Y nadie la podrá pagar. Si alguien dice lo contrario, es imposible. World Rugby tiene una reserva de cerca de 120 millones de libras (unos 150 millones de dólares). Hace falta un plan inmediato para paliar las pérdidas de cada uno. Pero nadie quedará a salvo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *