Puebla

Abandonarían a 80 % de las mujeres con mastectomía en México

19 octubre, 2022 9:28 am
Liliana Tecpanecatl




Era martes, era el mes de abril. Dolores sintió una protuberancia en su axila, de inició no pensó que fuera grave, tenía apenas 34 años. El cáncer, sin embargo, no tiene palabra de honor. Acompañada de su esposo y su madre, Lolis recibió el diagnóstico que ninguna quiere escuchar:

“Yo me detecté el cáncer en etapa dos, tenía yo 34 años y pues siempre pensamos que el cáncer es hasta después de los 40 años, no: el cáncer da en cualquier momento de la vida (…) Cuando fuimos por los resultados fue mi esposo y mi mamá. La doctora me dijo ‘Lolis, es un cáncer, es etapa dos, estamos en una etapa inicial’, ¿Qué sentí en ese momento?, me perdí por unos instantes: sentí mucho, mucho miedo, veía a mi mamá llorando, a mi esposo en shock”

Tras superar el abismo de la incredulidad, llegó el terror. Lolis asegura que el impacto emocional fue tremendo. Algunas amistades se alejaron, bajo el argumento de no incomodar. Algunos conocidos se acercaron por descarado morbo.

No podía evitar imaginar a sus hijas, por entonces de 5 y 7 años, huérfanas. Su tratamiento inició con la amputación total del seno. Perdió el cabello, bajó de peso, enfrentó complicaciones económicas y, encima, tenía que lidiar con la imagen en el espejo.

Abandonarían a 80 % de las mujeres con mastectomía en México

“El cabello se me cayó en la primera quimioterapia: en la tercera me puse muy mal: me iban a internar de peso, bajé de peso, y sí caí en depresión porque me miraba al espejo y decía ‘¿Quién soy?’ pero también aprendí que no somos un seno, que no somos un cabello”

Karla Avilés, psicoterapeuta, lamentó que actualmente el tratamiento para las pacientes con cáncer se limite al área química. Una mujer con cáncer requiere de acompañamiento profesional para lidiar con sus emociones y provocar que su estado mental contribuya a su recuperación.

“Está demostrado que las personas que tienen un estrés crónico o que tienen depresión o tristeza profunda por un diagnóstico, sus defensas bajan, entonces, nada más verlo a nivel sistémico, de tratamiento químico, no es integral, tienen el estrés postraumático, el duelo”

Para el caso específico del cáncer de mama, sus consecuencias físicas, impactan de manera directa fal estado emocional de la paciente. En un país machista como México, en el que las mujeres valen por su apariencia, el efecto es demoledor.

Abandonarían a 80 % de las mujeres con mastectomía en México

“Lo que yo me di cuenta en mi investigación de tesis, es que el 80% de las mujeres termina siendo abandonada por las parejas: hay un tema ahí, como si no tienes un seno, si te lo quitaron, si te lo extirparon, entonces ya no eres mujer”

Reconstruir la autoestima de la paciente, su sensualidad, su amor propio, merece igual nivel de atención que la erradicación misma del cáncer, porque una mujer fuerte emocionalmente, tiene en sí una poderosa herramienta para superar físicamente la enfermedad.

Hoy Lolis, María Dolores Santos Robles, tiene 41 años, dos hijas estudiando la secundaria, transita por un proceso de reconstrucción de mamas. Ella fue sometida a una doble mastectomía; toma terapia psicológica, y está felizmente casada. Lolis, es sobreviviente del cáncer.

Fotos: Especial, Agencia Enfoque 




Relacionados

Back to top button