(Foto: Captura de video)

Redacción
03/18/2020 , 9:22 pm

¿AMLO padece algún trastorno psicológico?

Redacción.- Hemos visto desde que comenzó el sexenio que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha dado bastante de qué hablar con respecto a su excéntrica y, a veces, humorística personalidad.

Han salido en todos los medios, videos donde en sus conferencias de prensa matutinas hace comentarios y da respuestas a reporteros, funcionarios y personas en general de una manera inapropiada y digna de la burla social. Frases como: “abrazos, no balazos”, “fuchi caca”, “hay que acusarlos con su abuelita” y “hay que perdonarnos los unos a los otros”, diciéndole esto, a una mujer que exigía seguridad por haber sido amenazada por un funcionario que trabajaba para Obrador, son algunas de los cientos de palabras que el mandatario le ha dado al público que lo ve y escucha.

Esto, a algunos los lleva a pensar que tiene buen sentido del humor y que se toma las cosas con calma, y algunos otros lo justificarán por su edad y su manera “dicharachera” como comúnmente se conoce, de decir las cosas; sin embargo, hay otra parte de la población preocupada por la manera en que el Presidente se desenvuelve y toma las decisiones de nuestro país, dejando de lado la importancia y la seriedad que conllevan.

Se podría pensar que AMLO tiene algún problema de tipo psicológico que le impide tomar una postura de respeto, valor y seriedad ante lo que se le pone enfrente.

Es así, como al analizar las características de las actitudes, palabras y acciones del presidente de México podemos inferir que existen ciertos rasgos que apuntan a trastornos psicológicos del área cognitiva y de atención.

Por ejemplo:

Paranoia: quien la padece cree que es objeto de una persecución sistemática; sin embargo, en la definición del inventor del término, doctor Emile Kraepelin, alguien que se considere un gran líder militar o religioso y que se compare, por ejemplo, con Jesucristo, como lo hizo AMLO, también cae dentro de esta categoría aún si no mostrara delirio de persecución. Culpa a sus seguidores, a actores de telenovelas y a bandas musicales, de participar en el Neoliberalismo.

Esquizofrenia: que frecuentemente se asocia con doble o múltiple personalidad. Esta enfermedad permitiría explicar el comportamiento errático de AMLO entre conciliador y amenazante, entre abierto al diálogo e intolerante, que ha mostrado sin razón aparente a lo largo de su vida pública. La esquizofrenia interfiere con la habilidad del individuo que lo padece de razonar con claridad, de distinguir la realidad de la fantasía, de controlar sus emociones (¡¡¡cállate, chachalaca!!!), de tomar decisiones oportunas y sensatas y de relacionarse con otros. Existe una dificultad notable para sostener una comunicación verbal fluida y coherente.

Personalidad bipolar: también conocida como depresión maniática, se caracteriza por frecuentes y abruptos cambios de personalidad que van desde el mayor optimismo a la depresión e irritabilidad. Quien la sufre, suele concebir en su fase maniática planes grandiosos y de enorme ambición, pero usualmente acompañados de un pésimo juicio en su ejecución, solo para caer en la apatía y el pesimismo en la fase depresiva.

Desajuste extremo de personalidad: (en inglés, BPD Borderline Personality Disorder), que se caracteriza por relaciones personales intensas e inestables y visiones extremas y maniqueas de la gente con la que se relaciona el enfermo pues sus aliados son buenísimos y sin mácula y sus enemigos son funestos y sin remedio.

 

Con información de María Fernanda Méndez Agís.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *