Foto: Agencia Enfoque


06/04/2020 , 11:55 am

Bienestar subjetivo en México: ¿cómo medimos la felicidad?

En el 2011, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la OCDE, puso en marcha la iniciativa “Mejores prácticas para una vida mejor” cuyo objetivo fue medir el desempeño económico y el progreso de las sociedades a partir de un conjunto de indicadores relativos al bienestar.

Desde entonces, la OCDE —de la cual México forma parte— evalúa 11 aspectos específicos del bienestar propuestos por la famosa Comisión Stiglitz-Sen-Fitoussi en 2009, que incluyen indicadores que van desde los relativos al bienestar objetivo de las personas, hasta aquellos que consideran los parámetros relacionados con la percepción subjetiva sobre el bienestar y la felicidad.

Recordemos que, en 2008, el Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, reunió a los premios Nobel de economía Joseph Stiglitz y Amartya Sen, así como al prestigiado economista francés Jean-Paul Fotoussi para integrar una comisión de expertos encargada de determinar los límites del Producto Interno Bruto como indicador del bienestar y el progreso social.

En línea con las recomendaciones de esta comisión, la OCDE definió los 11 aspectos a evaluar para alcanzar una Vida Mejor. Estos incluyen tres variables relativas a las condiciones materiales de vida: la vivienda, los ingresos y el empleo; así como ocho variables relativas a la calidad de vida: la comunidad, la educación, el medio ambiente, el compromiso cívico, la salud, la satisfacción ante la vida, la seguridad y el balance entre la vida y el trabajo.

A partir de la evaluación de cada uno de estos aspectos, surge el famoso Índice para una Vida Mejor (Better Life Index) de la OCDE, considerado como una de las herramientas más completas para medir el bienestar de acuerdo con aquello que cada persona valora como lo más importante.

¿Cuál es la clave para tener una vida mejor? ¿Tener una buena educación, respirar aire limpio, un buen trabajo? ¿O simplemente basta con tener un buen ingreso, una buena casa y una idea de satisfacción ante la vida? Cada persona, cada comunidad y cada sociedad, le otorga un peso específico diferente a cada uno de estos aspectos considerados como esenciales para el bienestar.

El Better Life Index tiene la virtud de tomar en cuenta estas diferentes valoraciones subjetivas y medirlas. De acuerdo con un reciente reporte de la OCDE, los 10 países con mejor calidad de vida son, en orden descendente: Noruega, Australia, Dinamarca, Suiza, Canadá, Suecia, Nueva Zelanda, Finlandia, Estados Unidos e Islandia.

Todos estos países obtuvieron elevadas puntuaciones en niveles de empleo, calidad de los empleos y salud de la población. La satisfacción ante la vida, la salud y la educación son los aspectos más importantes del bienestar, independientemente de la región. Los hombres y las mujeres coinciden en la importancia que confieren a la mayoría de los temas, aunque los hombres se preocupan más por los ingresos y menos por la comunidad, la salud y el equilibrio entre el trabajo y la vida.

Las observaciones de los usuarios por edades demuestran que la importancia de la salud aumenta con la edad, mientras que la del equilibrio entre el trabajo y la vida disminuye. Los usuarios de África y América Latina atribuyen más valor a las condiciones materiales (vivienda, ingresos y empleo) que los usuarios de Norteamérica. Mientras que los usuarios en México, Chile y España otorgan más peso a la participación en la vida cívica que la mayor parte de los otros países.

El mexicano José Ángel Gurría, actual Secretario General de la OCDE, ha señalado que “nuestro Índice para una Vida Mejor va más allá de las frías y duras cifras del PIB para intentar entender realmente qué quieren y esperan las personas para sus propias vidas y sus sociedades”.

Efectivamente, en México la medición del bienestar y la satisfacción subjetiva de las personas con sus propias vidas, es una tarea compleja que va más allá de las cifras de crecimiento del producto y distribución del ingreso. De ahí la necesidad de consolidar un sistema de medición del bienestar en México que tome en cuenta a las personas de carne y hueso, así como a su entorno, tanto social como medioambiental. En esa tarea, el Índice para una Vida Mejor de la OCDE debe ser una referencia obligada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *