Alerta de Género, violación, transporte público, CONAVIM, Fernando Manzanilla Prieto, Segob, Secretaría de Gobernación, feminicidio, Abigail, ruta 25, detenido Foto: Archivo/Agencia Enfoque


05/21/2020 , 9:20 am

Bienestar subjetivo en México: ¿qué es lo que nos hace felices?

En la entrega anterior mencionábamos que la calidad de vida es un fenómeno complejo que no puede ser reducido solo al nivel de ingreso. Tener calidad de vida, tener bienestar, o más simplemente, estar bien, es el resultado de la valoración subjetiva que cada persona hace acerca de su vida y de su entorno, es decir, qué tan satisfecho se siente cada quién con lo que tiene, con lo que hace, así como con sus relaciones interpersonales.

En esta valoración intervienen diversos factores. De acuerdo con el profesor Edward Diener, son cinco los elementos que influyen en el bienestar subjetivo: la personalidad y la genética, el desarrollo económico (relativo a la satisfacción de necesidades básicas), las relaciones sociales solidarias, el capital social y un medio ambiente sano.

A reserva de ir comentando en futuras entregas cómo afecta cada uno de estos componentes los niveles de felicidad de cada sociedad, es importante tener presente un hallazgo fundamental de la llamada ciencia de la felicidad: existe una línea básica de bienestar objetivo, es decir, de satisfacción de necesidades universales, a partir de la cual es factible hablar de bienestar subjetivo. Por debajo de esa línea de bienestar objetivo básico, es imposible hablar de felicidad. Me explico:

Si una persona no tiene qué comer o dónde vivir, ni siquiera tiene la posibilidad de hacer algún tipo de valoración subjetiva. No tendría la energía necesaria para hacerlo a menos que contara con servicios básicos como agua, drenaje, luz, alimentos y cierto grado de seguridad social.

En esta lógica, la idea de medir el bienestar subjetivo de ninguna manera implica sustituir la medición de los indicadores de bienestar básico, como erróneamente se suele interpretar. Implica complementar las cuentas nacionales tradicionales con la medición de las “cuentas de bienestar subjetivo”; lo que nos permitirá, como sociedad, diseñar mejores políticas públicas tendientes a mejorar la calidad de vida de las personas.

En 2012, la fundación Imagina México A.C., llevó a cabo el primer estudio amplio sobre bienestar subjetivo realizado en nuestro país. El informe, denominado “Ranking de Felicidad en México: ¿en qué municipios viven con mayor calidad de vida los mexicanos?”, hoy es reconocido como pionero en la medición de la felicidad en México a nivel local.

La publicación del estudio —que contó el apoyo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y de la UPAEP— plantea desde un inicio, la necesidad de ir más allá de la perspectiva tradicional de la medición del bienestar basada únicamente en el cálculo del Producto Interno Bruto.

Los hallazgos más importantes de este ranking mostraron que los municipios más felices en México tenían mayor bienestar promedio que incluso países económicamente desarrollados como Inglaterra, Francia e Italia. Incluso, el municipio peor ubicado en el estudio reportaba mayor felicidad que países como Corea del Sur, China e India. En general, los resultados indicaban que los niveles de felicidad en México eran altos en comparación con el resto del mundo, como lo demuestran encuestas y rankings internacionales subsecuentes.

El análisis de los resultados del ranking reflejaba también que los elementos que más impactan en la felicidad de los mexicanos son la salud y la familia. Asimismo, se identificaba al amor y la alegría como los “afectos positivos” que más experimentaban los mexicanos.

El estudio —que puede ser consultado en https://fimlab.mx/investigacion/—concluye que la existencia y la calidez de las relaciones sociales, así como un entorno que facilita la habitabilidad, están presentes en los municipios más felices. De igual manera, sugiere que factores objetivos como el ingreso, la educación y la disponibilidad de tiempo libre, aumentan la felicidad.

¿Por qué es importante medir el bienestar subjetivo de las personas? Diversos estudios han demostrado que una sociedad que presenta mayores niveles de bienestar subjetivo es más productiva y creativa. La felicidad así entendida, produce buenas personas y mejores ciudadanos, relaciones sociales estables y solidarias, así como mejores niveles de salud y esperanza de vida.

Celebro que en México hayamos retomado nuevamente esta discusión necesaria sobre bienestar subjetivo y felicidad. En próximas entregas comentaré acerca de algunas de las mejores formas de medirla tales como el World Happpiness Report de la ONU, el Better Life Index de la OCDE, el Index of Social Progress y el Happy Planet Index de la New Economics Foundation.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *