El desamor


14/02/2020 12:58

Entre notas y reportajes relacionados con la fiesta de San Valentín, el amor, los novios, los enamorados, en todos y por todos los medios llegamos a la conclusión de que el desamor lo vivimos hoy en todos los ámbitos, comenzando en casa con la familia y hasta nuestros gobernantes, que un día juraron que nos amaban y que querían nuestro mejoramiento y bienestar.

¡Oh decepción!

Qué solos estamos en nuestra realidad, y no nos queremos dar cuenta que el desamor cada uno de nosotros lo construimos en nuestras vidas.

A partir del seno familiar el desamor lo cargamos y aprendemos a soportarlo.

Hoy entre las generaciones de padres de familia jóvenes, que dan prioridad a un teléfono celular por encima de convivir y compartir con sus hijos.

Entre la sociedad que se reúne con aparato en mano para comunicarse con los que están lejos, y con dificultad cruza dos expresiones con quien está a su lado.

En los salones de clases el desamor se da con el famoso bullying que ha llevado al hospital a muchos y al suicidio a otros.

Entre los ciudadanos el desamor a su ciudad se da con actos de desprecio arrojando basura fuera de su lugar y convirtiendo en un muladar muchas calles y puntos de concentración.

Entre las autoridades el desamor está manifiesto en la omisión que se produce en los tres niveles de gobierno, cuando se deciden acciones que repercuten en el bienestar, la seguridad y la integridad de los gobernados.

Y qué decir del desamor que se ha fomentado por patrones de conducta heredados desde el seno de las familias que han construido una sociedad machista en la que la mujer no debe sobresalir, y es cosificada.

Con cuánto desamor vivimos, al grado de que no sabemos poner un punto final a lo que nos hace daño.

Cuánto desamor en todos los ambientes.

Cabe la pregunta ¿se puede vivir en mejores condiciones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *