El discurso del petróleo


26/06/2019 23:56

Con respecto a Petróleos Mexicanos (PEMEX), sólo será necesario esperar un semestre para conocer si el presidente López Obrador tiene o no un plan para superar la crisis que comenzó en 2004, además si este plan es efectivo.

PEMEX vive una situación difícil, con una deuda estratosférica y con la perdida reciente de la categoría de inversión, se trata de una crisis que comenzó en 2004, cuando se alcanzó la máxima producción histórica, 3.4 millones de barriles. Desde entonces, la caída se mantuvo hasta enero pasado, cuando sólo se extrajeron 1.6 millones de barriles.

Este miércoles, el presidente resaltó un incremento en febrero, llegando a 1.7 millones de barriles, pero admitió una disminución sin llamarla caída hasta mayo, donde nuevamente se extrajeron 1.6 millones de barriles, aunque ahora hay un repunte, otra vez  a 1.7 millones de barriles, y se prevé que en diciembre se llegue a 1.8. López Obrador no ha fijado una meta, pero  sí repitió que hay un repunte franco. Sin embargo,  incrementar hasta 200 mil barriles no es un repunte franco si miramos la caída de los anteriores 14 años.

Para creer en López Obrador sólo queda esperar un semestre y que el escenario que proyectan se cumpla, de lo contrario siempre habrá, aunque no debería, pretextos para justificarse. La influencia de PEMEX en el estado mexicano es predominante y tiene que irle bien para superar los retos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *