(Foto: Agencia Enfoque)

Fernando Manzanilla
04/08/2020 , 7:47 pm

Cuidemos a las y los médicos y personal de salud: ¡son héroes!

En España e Italia, un factor que ha mermado la capacidad del sistema de salud para atender a los enfermos ha sido la falta de cubre bocas, mascarillas, gorras, batas, guantes y material desinfectante. En estos países, literalmente, se está acabando el personal de salud.

En un reciente reporte del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad de España, se informó que “en tan solo cinco días, el número de contagios entre este colectivo (personal de salud) se ha incrementado un 177%, pasando de 3,475 casos confirmados a 9,444”.

En Italia, la falta de protección ha dejado al momento, más de 11 mil infectados del sector salud. El alcalde de Lombardía, una de las regiones más afectadas de Italia, declaró que “de seguir las cosas así, pronto no habrá personal médico para atender a los enfermos”.

Los últimos reportes indican que en España han muerto 10 médicos, una enfermera y un auxiliar de salud; mientras que en Italia se habla de 80 médicos fallecidos.

En México, ya estamos padeciendo esta situación. Recientemente se han hecho públicas las solicitudes de material de protección básico para evitar contagios de trabajadoras y trabajadores de centros de salud en varios estados del país, incluido Puebla.

Por ejemplo, personal médico de los centros de salud de los municipios de Teziutlán, Ciudad Serdán, Puebla, Atlixco, Ixcaquixtla, Tehuacán, Ahuacatlán, Zacatlán y Cuetzalan han manifestado su preocupación no solo por el riesgo de contagio, sino por ser un vehículo de transmisión para otras personas, incluídas sus familias. Como sabemos, hasta el momento ha fallecido un camillero voluntario en la capital de Puebla y un médico jubilado en Tehuacán.

Otras manifestaciones en este mismo sentido han ocurrido en Baja California, Jalisco, Colima, Veracruz, Michoacán y Estado de México, donde incluso ha habido protestas públicas del personal médico. El IMSS ha informado que 39 de sus trabajadores en el país han dado positivo y que tres han fallecido.

Si seguimos así, cuando lleguemos al pico de infecciones, no solo vamos a perder pacientes por la falta de camas y ventiladores, sino que empezaremos a ver cómo van cayendo enfermos las y los médicos y enfermeros en todo el país.

¿Qué podemos hacer para cuidar y proteger a nuestro personal de salud? Empresas como Grupo Modelo se han sumado a la lucha contra el COVID-19, donando gel antibacterial al Gobierno Federal. De igual manera, en el penal de Santa Martha Acatitla, se están produciendo cientos de cubrebocas diarios, que se entregan a funcionarios capitalinos. Para su confección se usa polipropileno antibacterial e hilo 100% de poliéster, cumpliendo los estándares establecidos para los cubre bocas.

Es urgente sumar esfuerzos para producir y distribuir masivamente el material necesario para proteger del contagio a nuestras médicos y enfermeras. Pensando en ello, he presentado un Punto de Acuerdo en la Cámara de Diputados, para exhortar a las autoridades federales para que en todos los centros de readaptación social se comience la producción masiva de cubre bocas, gel antibacterial, batas quirúrgicas y máscaras de protección. En México hay más de 300 Centros Penitenciarios y de Tratamiento o Internamiento en los que están privados de su libertad alrededor de 200 mil personas, que bien podrían sumarse al esfuerzo nacional para ssuperar estos momentos de dificultad.

Este es solo un primer paso para resolver el problema. Pero debemos apresurarnos a conseguir todo el material necesario para proteger a nuestros trabajadores de la salud. Ellos son los que están en la primera línea de defensa. Y, por lo tanto, son a los que más debemos cuidar, porque serán los verdaderos héroes en esta batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *