(Foto: NICHOLAS KAMM / AFP)

AFP
10/22/2020 , 10:57 pm

Denuncia Walmart al gobierno de EEUU

  • Argumenta que EEUU pone en una “situación insoportable” a sus farmacéuticos al reprocharles que no se hayan negado a vender los opiáceos prescritos por los médicos

 

Nueva York, Estados Unidos.- Amenazado con demandas civiles por el departamento de Justicia de Estados Unidos en la crisis de los opiáceos, el gigante de la distribución Walmart contraatacó este jueves al denunciar ante un tribunal la tentativa del gobierno de hacerles responsable por el consumo excesivo de estos medicamentos ultraadictivos.

Leer también: Debaten Trump y Biden a 12 días de la elección

En su queja registrada ante un tribunal federal de Texas, la cadena de supermercados -que cuenta con unos 5 mil comercios en Estados Unidos, casi todos con farmacia incluida- estima que el departamento de Justicia y la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) ponen en una “situación insoportable” a sus farmacéuticos al reprocharles que no se hayan negado a vender los opiáceos prescritos por los médicos.

Un farmacéutico no tiene la formación necesaria para rechazar proporcionar los remedios prescritos por un médico certificado por la DEA, defiende Walmart. En caso de hacerlo podría, incluso, “perder su licencia” o “dañar la salud de un paciente”.

Leer también: Hallan el cadáver de un hombre encobijado en Independencia Caleras

Impulsados por el marketing agresivo de los laboratorios farmacéuticos, sobre todo hacia los doctores, la prescripción de opiáceos contra el dolor, hasta ahora reservados a los enfermos graves, explotó al final de los años 90.

Este consumo excesivo generó una dependencia a estas sustancias en el origen de más de 450 mil muertes por sobredosis desde hace 20 años, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Walmart acusa a la DEA de querer tapar sus “profundos errores” en la gestión de esta crisis: las auditorías concluyeron que la agencia federal no impidió como debía que los laboratorios produjeran cantidades cada vez mayores de estos medicamentos ni, en el 70% de los casos, tampoco retiró la licencia a los médicos cuyas recetas se habían puesto en cuestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *