Conoce las recomendaciones psicológicas por la pandemia (Foto: Agencia Enfoque)

Tribuna Noticias
12/09/2020 , 7:18 pm

Depresión otoñal, invernal o navideña

Muy aparte de que algunas personas se encuentren situadas en el hemisferio norte o en el hemisferio sur y la diferencia en las estaciones que eso conlleva, lo cierto es que la llegada del otoño trae consigo ciertos cambios emocionales asociados a una sensación de tristeza. Aquella da paso a la famosa depresión otoñal, la cual pocos conocen.

Leer también: No hay condiciones para plantear el retorno a las aulas, señala Miguel Barbosa

Con la llegada del otoño se da paso a días más cortos y grises, las personas se suelen sentir más cansadas de lo habitual, más tristes, con ganas de estar más tiempo solas y con más apetito. Este cambio es normal ya que al disminuir las horas de exposición a la luz del sol, nuestro cerebro produce menos serotonina, que es el neurotransmisor encargado de regular nuestro estado de ánimo, la conducta alimenticia o el sueño, entre otras cosas.

Esto de alguna forma se asocia a tiempos donde las primeras civilizaciones con la llegada del frío y temperaturas bajas tenían que resguardarse de manera que pudieran sobrevivir a este clima. Por lo tanto, quienes cazaban y recolectaban alimentos, se preparaban durante otras épocas para la llegada del otoño y tener suficientes recursos para no exponerse y no gastar energía de más.  La llegada del otoño no nos afecta a todos con la misma intensidad. A otros esta época los mantiene más despiertos y más activos.

Leer también: Fallece varón atropellado en la autopista México-Puebla

Otros de los síntomas para quien lo padece es la falta de energía y motivación para realizar las rutinas cotidianas, así como una sensación de desazón, vacío, melancolía y tristeza. Lo normal es que este desasosiego vaya desapareciendo a medida que el calendario avanza y nuestro cuerpo se adapte a la nueva estación. No obstante, si este malestar persiste y se prolonga en el tiempo lo más recomendable es recurrir a un profesional en Psicología.

Generalmente, la depresión otoñal es un trastorno pasajero que podemos combatir realizando una serie de actividades que nos ayudarán a sobrellevar este cambio estacional de una manera más positiva. Por ejemplo, dormir bien, realizar actividades que nos motiven y que nos gusten, tomar baños de sol, cuidar tu dieta con legumbres, cereales, carne, verduras y hierro; frutos secos y evitar productos fritos o con azúcares refinadas.

Se recomienda también no quedarse demasiado tiempo en casa y realizar ejercicio al aire libre, sin embargo, a causa de la pandemia son actividades que no se podrán realizar, así que en este caso se recomienda hacer videollamadas con tus amigos para incentivar tu vida social, hacer compras en línea que no afecten tu estabilidad económica y darte algún capricho que aminore la carga emocional.

Con información de María Fernanda Méndez Agís


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *