(Foto: Especial)

Tribuna Noticias
09/24/2020 , 10:11 pm

El efecto positivo de celebrar los logros personales

Especialistas han analizado la importancia y el efecto positivo que tiene en nuestro cerebro y en nuestras emociones el hecho de festejar nuestros logros. El no tenerla podría estar afectando la capacidad de desarrollar hábitos, establecer mejores relaciones y alcanzar tus objetivos personales y profesionales.

El efecto que tiene celebrar los logros personales, “es lo que diferencia a las personas que sienten que la vida es una aventura constante, de aquellas que se sienten estancados en la rutina” y por ende se generan sentimientos de bienestar o de frustración dependiendo el caso.

Celebrar es un hábito que a casi nadie se nos enseña y podría bien ser parte de nuestra educación. Este va de la mano con la gratitud y la generosidad que son valores que afectan directamente a nuestro desarrollo personal y espiritual de forma positiva. El tomarnos un momento, frenar la cotidianeidad, mirar hacia atrás y conmemorar un recuerdo o un momento importante en nuestras vidas hará que crezca nuestra autoestima, fomentemos la paz y la armonía y dejemos de lado las envidias y los resentimientos. Por otra parte, se crean interconexiones neuronales que más adelante nos ayudan a pensar mejor.

Comúnmente celebramos fechas relevantes en el calendario que  toda la sociedad no puede dejar pasar desapercibido y así como podemos festejar estas fechas, también podríamos festejar fechas individuales de cualquier suceso en nuestras vidas, desde el día en que nacimos, hasta el día en que llegó nuestra mascota al hogar por primera vez, por ejemplo. Entintando así de historia personal y de vivencias importantes año con año a nuestra vida.

Con ello damos paso a la celebración de logros cotidianos que para otros parecen irrelevantes, como cuando alcanzamos una meta que parecía ser lejana o algún desafío que pensábamos que no podíamos sobrepasar.

Resulta favorecedor porque es una auto-recompensa que facilita la automotivación y la estimulación para disparar conductas positivas que se volverán un buen hábito.

“Festejar es una forma natural y simple de sumar una recompensa a nuestros hábitos”, es finalmente un impulso propio que nos lleva la estabilidad de nuestras emociones.

 

Con información de María Fernanda Méndez Agís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *