El parteaguas que marco el Covid

Definitivamente la pandemia del coronavirus vino a significar para la historia del mundo un parteaguas.

Este año de 2020 lo recibimos con júbilo, con entusiasmo, y con un dejo de preocupación porque las cosas no iban bien, pero confiábamos en una mejor suerte.

Lamentablemente apenas arrancado el segundo mes las cosas comenzaron a empeorar, y ya para el tercero comenzamos a vivir los primeros estragos de esa pandemia que de pronto nos obligó al encierro y a abandonar naves industriales, aulas, restaurantes, templos y oficinas.

Para entonces se anticipaba que el recogimiento sería por 40 días. Y 7 meses después, muchos continúan guardados, y en espera de la famosa luz verde del semáforo sanitario, lo cual cada día se ve más lejos.

“Esto” obligo a un replanteamiento en la vida de todos.

En la economía de todos.

Y en la salud de todos.

“Todos” somos presa de una pandemia inventada por asiáticos que decidieron dibujar un parteaguas en el curso de la historia.

Los asiáticos se contagiaron, enfermaron, murieron unos y hoy en menos de 6 meses están de regreso a la normalidad, con un ímpetu que les ha permitido retomar el crecimiento, mientras el resto del mundo sigue debatiéndose en el contagio, con efectos de muerte en muchos casos, y un estado agónico en sus economías, que ha propiciado el retroceso para muchos que diariamente siguen poniendo de pie nuevos ejércitos de desempleados, y de más pobres.

Cabe la desesperada pregunta: ¿por qué ellos pueden levantarse para seguir creciendo pese a su exceso de población -más de mil 300 millones de chinos- y nosotros no salimos de apuros?

¿Cómo hacen ellos las cosas y qué hacemos mal nosotros?

Desde luego que en esta interrogante va el resto del mundo que retrocede en América, en Europa.

Lamentablemente nuestro panorama dista mucho de contar con una perspectiva que de confianza, seguridad, nosotros vamos a la deriva cruzando los dedos para no quedar regados en el camino.

¿Qué hacemos mal?

Y ellos, ¿Qué hacen bien?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *