(Foto: Tobias SCHWARZ / AFP)

AFP
09/30/2020 , 1:13 am

Empieza el juicio al expresidente de Audi por el “dieselgate”

Múnich, Alemania.- El ejecutivo alemán Rupert Stadler, expresidente de Audi, filial de Volkswagen, será este miércoles el primer directivo del sector de la industria automotriz alemana en ser juzgado por fraude en su país, cinco años después de que estallara el escándalo de los motores diésel manipulados.

Rupert Stadler, de 57 años, deberá responder a las acusaciones de “fraude”, “emisión de certificados falsos” y “publicidad engañosa”, según los cargos imputados por la fiscalía de Múnich.

Comparecerá junto a un exdirector de Audi y de Porsche Wolfgang Hatz, y dos ingenieros de la marca de los cuatro aros.

Leer: Primer asalto Trump-Biden: relaciones raciales, impuestos y muchos insultos

Podrían ser condenados a hasta 10 años de cárcel al término del juicios, que previsiblemente se prolongará hasta diciembre de 2022. Es el primer juicio que se celebra en Alemania en relación con el escándalo, revelado en 2015.

Volkswagen admitió que había manipulado 11 millones de vehículos con un programa que permitía falsear las emisiones contaminantes de los automóviles en los ensayos de laboratorio.

El interés mediático que despierta la comparecencia de Stadler es inmenso. El juicio tendrá lugar en uno de los anexos del tribunal de Múnich, en el barrio de Satdelheim, pero el número de plazas será limitado, a causa de las restricciones vinculadas a la pandemia de covid-19.

– 90 páginas de acusación –

La investigación alemana se centró rápidamente en Audi, encargada, dentro del grupo Volkswagen, de una parte de la investigación y de desarrollo de motores.

Stadler se incorporó a Audi en 1990 y fue su presidente durante 11 años desde 2007. En 2018, estuvo cuatro meses en detención provisional por ser sospechoso de intentar influir en testigos.

La fiscalía lo acusa de haberse enterado de las manipulaciones hacia finales de septiembre de 2015 “como muy tarde” y de no haber impedido la venta de centenares de miles de vehículos dotados de un software fraudulento.

Los otros tres acusados son sospechosos de haber desarrollado los motores diésel equipados con ese sistema, que empezó a ser instalado en 2009.

Leer: Vinculan a proceso a presuntos responsables de robo a gasolinera

Las acusaciones tratan sobre 434 mil 420 vehículos de Volkswagen, Audi y Porsche comercializados principalmente en Europa y Estados Unidos.

Stalder siempre ha rechazado las acusaciones, al igual que Hatz, cuyo abogado indicó que declararía “detalladamente”.

La imputación, que será leída de forma íntegra durante la primera audiencia, abarca más de 90 páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *