Enrique Montero Ponce
01/09/2017 , 3:00 pm

ESQUINA… ¡BAJAN! | Lo que molesta

Puebla, México.- Al presidente Peña Nieto le cuelgan todos los milagros y en las encuestas lo reducen casi a la nada.

Cualquier frase la aprovechan para continuar la dura crítica. La última: “¿Y ustedes qué  harían?” aparece en  columnas y cartones.

La designación de Luis Videgaray como canciller es rechazada nacionalmente y lo satirizan porque al presentarse ante el personal de Relaciones Exteriores confesó: “Vine a aprender”, cuando es obvio que ni a la Presidencia ni a la cancillería se llega a aprender.

La reprobación con cero es la calificación de los mexicanos. Hoy se dice que el gobierno guarda silencio ante conflictos como el “gasolinazo” y esta columna apuntó desde el año pasado que la falla del gobierno federal ha sido no saber informar, que un gobierno debe decir todo y el secreto está en saber cómo.

Hoy es imposible gobernar sin informar y las explicaciones demagógicas se van por un caño.

Después de tantas manifestaciones, aprovechadas por grupos de vándalos que merecen el rechazo de la sociedad, lo que realmente enoja a la gente es saber cómo se despacha la clase política, con jugosos salarios, prestaciones y ayudas económicas para asesores.

Lo que nos cuestan los partidos políticos por practicar lo que ya no es democracia, llevándose miles de millones de pesos, indigna al pueblo.

Unos tienen todo y la mayoría sufre penurias. ¿Para qué queremos 500 diputados? Los plurinominales engordan el presupuesto y su rendimiento es nulo. La clase política, que pelea entre sí, está en el ojo del huracán. Ignoro si legisladores, funcionarios  y demás yerbas por fin han tomado en cuenta la reacción del pueblo.  Sin descartar la corrupción insultante de exgobernadores.

Por cierto, lectores y radioescuchas me preguntan: “¿Javier Duarte se escapó o le dieron libertad para su fuga, Si lo tenían a la mano cuando presentó su renuncia? Recuerdo la frase: “Piensa mal y acertarás”.

En el camión se comenta el “gasolinazo”, sus consecuencias, los desórdenes y abusos de pandillas y la irremediable inflación.

Pido Esquina, y con mi acompañante vuelvo a la calle y le propongo olvidar lo que pasa y vivir al día y cuidar la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *