Liliana Tecpanécatl Suárez
03/13/2017 , 7:45 am

EXCLUSIVA| Sorpresa y preocupación por estar en el radar del Nobel de la Paz: Alejandro Solalinde

Puebla, México.- “No quiero ser figura”, afirmó  el sacerdote católico Alejandro Solalinde Guerra, postulado al Premio Nobel de la Paz 2017. Agregó que a él no le interesa la fama para nada:

El defensor de los derechos humanos y activista por la comunidad migrante, se dijo sorprendido con la aceptación del Comité Noruego de su postulación; no obstante, admitió que obtenga o no el premio la nominación es un excelente recurso para reforzar su lucha, sobre todo ante las nuevas políticas migratorias del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump:

En entrevista exclusiva para Tribuna Noticias con Enrique Montero Ponce, el sacerdote que dirige el albergue para migrantes “Hermanos en el Camino” en Ixtepec, Oaxaca, señaló que para poder terminar con la inmigración es necesario erradicar las causas, y señaló como la principal al capitalismo.

Sobre la crisis de derechos humanos que prevalece en todo el mundo, Solalinde Guerra lamentó que instituciones como la propia Iglesia católica incurran en la discriminación de los jóvenes o las mujeres, lo que se vuelve en un indicador de cómo actúan otras organizaciones con menos autoridad moral:

Finalmente, en temas de la política nacional el padre Solalinde consideró que si bien Emilio Álvarez Icaza —a quien reconoció como su amigo— es un hombre honesto con una amplia capacidad y experiencia, llega tarde  la competencia por la Presidencia de la República en el 2018.

Indicó que su postulación como candidato independiente sólo dividirá a la izquierda, lo que en automático fortalecerá al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

 

Trayectoria

José Alejandro Solalinde Guerra nació en el Estado de México el  19 de marzo de 1945, y se ha destacado por ser un defensor de los derechos humanos de los migrantes. Es coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur del Episcopado Mexicano y director del albergue “Hermanos en el Camino”, que proporciona asistencia humanitaria e integral, además de orientación a los migrantes de América Central y América del Sur, en su paso hacia los Estados Unidos.

Por su labor ha sido amenazado en varias ocasiones por grupos criminales que lucran con los negocios clandestinos que giran en torno al tráfico de personas, armas y órganos, razón por la cual  abandonó el país la primera semana de mayo del 2012.

Después de un exilio forzoso de dos meses, regresó a Oaxaca, donde recomendó a los miembros del Partido Revolucionario Institucional hacer un acto de contrición por sus errores y abusos cometidos durante los 71 años que gobernaron el país, y al presidente Enrique Peña Nieto le pidió emprender el camino de la democracia.

Reconocimientos

  • Medalla Emilio Krieger 2011, que entrega la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD).
  • Premio Paz y Democracia, en la categoría Derechos Humanos.
  • Premio Pagés Llergo de Democracia y Derechos Humanos
  • Reconocimiento Corazón de León, otorgado por la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de la Universidad de Guadalajara.
  • Premio Nacional de Derechos Humanos, otorgado por el entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto el 10 de diciembre del 2012, en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos.
  • Invitado en la película La jaula de oro, donde se refleja la violencia que viven los migrantes que intentan llegar indocumentados a los Estados Unidos y la labor del padre Solalinde y de su organización para defenderlos.3
  • Medalla Calasanz, el 28 de agosto del 2015, por parte de la Universidad Cristóbal Colón de Veracruz, de los Religiosos Escolapios. El padre Solalinde expresó que es el primer reconocimiento entregado por parte de la Iglesia Católica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *