AFP
12/20/2019 , 8:55 am

Filipe Luis, una nueva oportunidad para ser campeón del mundo

A sus 34 años, Filipe Luis vivirá el sábado, por fin, su primera final mundial. Será con el Flamengo contra el Liverpool, en Doha, donde puede cumplir un sueño con su actual club, que se le escapó en el pasado con la Selección brasileña.

Según pasan los años y se acerca la retirada, me voy haciendo más ambicioso y quiero ganar siempre. Ahora toca el Mundial y queremos ganarlo. Hemos ganado la Liga y la Libertadores, pero la ambición de ganar más títulos sigue”, explicó recientemente en declaraciones a la web de la FIFA.

Filipe Luis regresó a Brasil en julio, volviendo a su país natal quince años después de haber abandonado en 2004 el Figueirense para desarrollar su carrera en Europa.

En 2005, Filipe Luis tuvo la oportunidad de estar en su primer Mundial.

Fue en Holanda, en la cita FIFA en categoría Sub-20, donde Brasil cayó en semifinales contra la Argentina de Lionel Messi, antes de poder lograr el tercer puesto con un triunfo 2-1 sobre Marruecos.

Tenía entonces 20 años, disputó dos partidos en el torneo y su carrera estaba arrancando. Se quedó con la final muy cerca, pero sin lograrlo.

Poco después iba a pasar al Deportivo de La Coruña en la Liga española, donde empezó a hacerse un nombre importante, jugando en el equipo gallego entre 2006 y 2010.

Durante esa etapa en el ‘Depor’ recibió la primera llamada con la selección absoluta, para sustituir a Marcelo en la lista de un amistoso ante Estonia, en agosto de 2009. No jugó ese partido y su debut con la Seleçao fue en octubre de ese mismo año, contra Venezuela en las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica-2010, en cuya lista de 23 no entró, perdiendo así la primera ocasión de vivir la experiencia mundial al máximo nivel vestido de verde y amarillo.

En 2010 pasó al Atlético de Madrid, con el que jugó hasta 2019, salvó un breve pasó por el Chelsea inglés en la 2014-2015.

– La frustración de 2014 –

Creció como jugador sobre todo a las órdenes de Diego Simeone desde 2012 y en 2013 formó parte de la selección brasileña campeona de la Copa Confederaciones en su país, lo que le ponía con la vista ya puesta en disputar y ganar en casa el Mundial de 2014.

Filipe Luis entró en la prelista de Luiz Felipe Scolari, pero finalmente fue uno de los descartes, con Maxwell preferido en su lugar.

El golpe anímico fue tremendo y su malestar más que evidente.

Hay veces que no entiendes cuáles son los criterios de elección de un seleccionador”, llegó a declarar a O Globo poco después de haber sido subcampeón de Europa con el Atlético, en vísperas del Mundial-2014.

Entonces no sabía que esa exclusión le iba a ahorrar el mal trago del ‘Mineirazo’, la humillación de la derrota 7-1 ante Alemania en las semifinales.

Tras su paso por Inglaterra y su regreso al Atlético, con el que volvió a ser subcampeón europeo en 2016, Filipe Luis pudo por fin vivir su primer Mundial en categoría absoluta en Rusia-2018, a las órdenes de Tite.

Allí disputó dos de los cinco partidos que jugó Brasil. Entró en lugar del lesionado Marcelo en los primeros minutos de la victoria 2-0 sobre Serbia, en el cierre de la fase de grupos, y disputó como titular el triunfo, también 2-0, sobre México en los octavos de final.

Marcelo regresó al once ya para los cuartos ante Bélgica, donde los europeos se impusieron 2 a 1 y enviaron a Brasil a casa. Filipe Luis estaba en el banquillo.

El año 2019, en plena madurez, está siendo inolvidable para él.

Con Brasil ganó la Copa América y con el Flamengo el campeonato nacional (Brasileirao) y la Copa Libertadores.

La joya de la corona sería poder lograr ese ansiado primer título mundial el sábado contra el Liverpool, si finalmente Jorge Jesús cuenta con él, como sí hizo en la semifinal ganada el martes al Al-Hilal saudí (3-1).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *