Ozair Viveros | Tribuna Noticias
10/12/2017 , 1:49 pm

Fiscalía de Puebla investiga robo millonario en sus instalaciones

PUEBLA, Puebla.- La Fiscalía de Puebla confirmó este jueves que ha iniciado una investigación por el faltante de unos ocho millones de pesos en su bodega de indicios (preubas).

En un comunicado de prensa, la dependencia afirma que está abierta una carpeta de investigación relacionada con el robo que de manera interna se habría registrado.

Extraoficialmente se habla de un monto cercano a los ocho millones de pesos, de los cuales seis millones serían en efectivo y el resto, en joyas y otros objetos que forman parte de diferentes carpetas de investigación iniciadas por diversos ilícitos.

Se desconoce si la sustracción de dichos indicios se hizo en modo “hormiga” o en una sola ocasión.

El dinero y los demás objetos estaban a resguardo de la FGE en una bodega de indicios que se encuentra al interior del edificio central, ubicado en Bulevar 5 de Mayo y la 31 Oriente, en la colonia Ladrillera de Benítez.

“En relación con la sustracción de bienes de la bodega de indicios de la Fiscalía General del Estado, se inició la carpeta de investigación correspondiente a fin de deslindar responsabilidades y se procederá penalmente contra quien resulte responsable.

Asimismo, se ha dado intervención a la Contraloría interna, para que desde el punto de vista administrativo determine las responsabilidades que correspondan, tanto por la sustracción de los recursos como por las omisiones en las que hubieren incurrido los responsables de las áreas que correspondan”.

Hasta el momento se desconoce cuántos servidores públicos estarían implicados en el caso, sus cargos y la mecánica de los hechos.

En diciembre de 2009, siendo entonces la Procuraduría General de Justicia y su titular, Rodolfo Archundia Sierra, un caso similar se registró en las oficinas del entonces Director de Averiguaciones Previas de la Zona Metro-Sur, Carlos Alberto Pérez Suero.

Se denunció la “desaparición” de un lote de joyas con valor de más de un millón de pesos. En este caso, el botín estaba a disposición del funcionario, quien tuvo a su cargo la consignación de un detenido por robo, aunque dichas joyas nunca llegaron al Juzgado que tomó conocimiento del caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *