(Foto: Agencia Enfoque)

Tribuna Noticias
05/11/2020 , 7:35 pm

Inconsciencia predominó el Día de las Madres

Puebla, Pue.- Si por algo se caracteriza nuestro país es por sus costumbres y tradiciones muy arraigadas. Una de ellas es el 10 de mayo, Día de las Madres, una fecha muy importante y de gran relevancia para todos los mexicanos.

(Foto: Agencia Enfoque)

(Foto: Agencia Enfoque)

A la madre se le tiene un respeto y una admiración peculiar por el rol que cumple en la crianza, distinto al rol y a la imagen de un padre en la cultura mexicana.

A pesar de que todo esto ha variado y se ha proporcionado más información acerca de los roles en las familias; vemos que por nada del mundo un mexicano se puede quedar sin festejarle su día a la madre o abuela.

En plena contingencia y a pesar de que se ha repetido incansablemente que deben quedarse en casa y no hacer reuniones que pongan en riesgo su seguridad y la salud, muchas personas salieron a las calles a comprar regalos, flores, chocolates, a hacer filas en las pastelerías y a comprar comida en los restaurantes para celebrar “a la reina del hogar”, sin tomar en cuenta que el no seguir las reglas nos podría llevar a que esta cuarentena se extienda cada vez más.

La inconsciencia, la cultura y falta de educación siguen haciendo que nuestro país se convierta en la burla de otros por la postura laxa que se ha adoptado frente a la pandemia, por parte incluso del gobierno federal.

La gente lo justifica diciendo que es un momento de aprovechar a los nuestros, pero no han entendido que el estar separados es como nos vamos a mantener realmente unidos. Es una paradoja, pero es lo que se debe hacer en este momento para salir adelante.

Se entiende tal vez, que a muchos nos rige la creencia de que no tenemos nada asegurado y que  en cualquier momento, cualquiera de nosotros podemos morir o enfermar.

En este caso en particular, nos referimos a las madres, con lo cual muchas personas -basándose en esta creencia-, pasaron por alto la contingencia. Sin embargo, en unos días se verán las consecuencias de este tipo de actos.

 

Con información de María Fernanda Méndez Agís.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *