AFP / Redacción
06/27/2017 , 2:42 pm

Javier Duarte acepta ser extraditado a México

Ciudad de Guatemala, Guatemala.- El exgobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, capturado en Guatemala en abril, aceptó este martes la extradición solicitada por su país por delitos de corrupción, durante una audiencia a la que compareció.

“Acepto la extradición que el gobierno de la administración actual (de México ha pedido), un gobierno fallido, por cierto”, afirmó el político durante su intervención en un tribunal capitalino, al cual llegó con una camisa blanca con rayas negras, sonriente y con barba.

Duarte acusó al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto de persecución en su contra, a pesar que el exgobernador fue miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), del que fue expulsado el año pasado.

Por más de una hora en espera para saber cuál sería la postura que el exmandatario mexicano tomaría ante la nueva solitud de extradición que realizó el Gobierno de México, el juez del Tribunal Tercero inició y concluyó la segunda audiencia al atestiguar que Duarte aceptó ser extraditado.

Antes de iniciar la audiencia el juez pidió al abogado mexicano de Duarte, Pablo Campuzano de la Mora, que abandonara la audiencia porque no estaba acreditado para estar en ella.

Ante las acusaciones que tendrá que enfrentar, el exmandatario afirmó que “son vagas e irrisorias, y aceptó su extradición”.

Aunque Duarte aceptó la extradición, la medida no se ejecutará de forma inmediata debido a que aún está pendiente de la resolución de otra solicitud formal de extradición, la cual deberá resolver el Tribunal Quinto de Sentencia.

Duarte, de 43 años de edad, es reclamado por la justicia de su país para ser juzgado por delitos de incumplimiento del deber, peculado y tráfico de influencias.

El exmandatario estatal fue detenido el pasado 16 de abril cuando se encontraba en un hotel del turístico municipio guatemalteco de Panajachel, a orillas del Lago Atitlán.

Durante la gestión de Duarte como gobernador (2010-2016), Veracruz se convirtió en uno de los estados más violentos de México, con 21 comunicadores asesinados, además de varios casos de desaparición forzada.

Duarte renunció a su cargo en octubre del año pasado un mes y medio antes de terminar su mandato.

El exgobernador se encuentra recluido en el cuartel militar Matamoros de la capital, en una área que fue modificada para servir como prisión para reos considerados de alto impacto.

Al concluir el proceso legal, según la Ley Reguladora del Procedimiento de Extradición, Duarte queda a disposición del Ministerio de Relaciones Exteriores para su entrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *