El Procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla, aseguró que el pago de colegiaturas no puede suspenderse, ya que los niños, aun en sus casas, continúan tomando clases virtuales.

Tribuna Noticias
08/05/2020 , 10:52 pm

La importancia de adaptarse y tener hábitos

Recientemente en noticias de Puebla hemos escuchado que la mayoría de los alumnos de Nivel Básico, Media y Media Superior, regresarán a clases de manera virtual y por televisión.

Este hecho, para algunas personas resulta ser todo un reto, ya que si no cuentan con los recursos y, sobre todo, con los hábitos para adaptarse a este cambio les será complicado poder cumplir con las demandas actuales. Es por ello, que en esta época se requiere adoptar nuevos estilos de vida en conjunto con la tecnología y, sobre todo, aprender a formar hábitos y costumbres que reduzcan esta brecha.

El hábito es cualquier comportamiento aprendido (no es innato, no nacemos con ningún hábito) mediante la repetición, que se realiza de forma habitual y automática es como se da. Es también un elemento básico del aprendizaje humano.

Según los científicos los hábitos, sean positivos o nocivos, se crean porque el cerebro siempre busca la forma de ahorrar esfuerzo, intenta modificar cualquier rutina en un hábito para ahorrar tiempo y energía. Asimismo al automatizar ciertas conductas su realización se hace rápida y certera, y al no tener que concentrarse en cómo caminar, respirar o comer, podemos destinar más tiempo y energía en otras cosas como experimentar e inventar y ser más creativos.

Si el cuerpo humano tuviera que responder a toda la cantidad de estímulos que se da en cualquier situación la conducta sería caótica, por lo que la habituación tiene un valor evolutivo y trascendental al contribuir a la adaptabilidad del organismo, que responde a los estímulos que para él son más relevantes.

El estudio titulado, ‘Cómo se forman los hábitos: modelando la formación de hábitos en el mundo real’, publicado en la Revista Europea de Psicología Social, concluía que se requerían 66 días de promedio para crear un hábito que perdure en el tiempo. Se pidió a 96 universitarios que eligieran una conducta saludable y lo repitieran hasta crear un hábito. El tiempo para alcanzar el automatismo del nuevo comportamiento varió de 18 a 254 días. Esta variación tan amplia se justifica porque varían la perseverancia y motivación de las personas y el hábito a conseguir.”

Es así como nos damos cuenta que un hábito requiere tiempo, esfuerzo y dedicación constante para que pueda hacerse cada vez más natural, en este caso, debemos comenzar a crear estas conductas para hacernos la vida más fácil.

 

Con información de María Fernanda Méndez Agís.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *